+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

El mercado inmobiliario La previsión

Extremadura necesitará más de 18.600 viviendas de nueva construcción en 2029

Un informe del Banco de España cifra en 1.400 el número mínimo de hogares que se crearán cada año. Esta previsión supone una bajada drástica del ritmo de crecimiento de la última década de hasta el 75%

 

Guadalupe Moral
22/03/2016

Lejos han quedado aquellos años de grandes promociones de viviendas nuevas y de esplendor del mundo de la construcción. La crisis destapó la burbuja inmobiliaria y puso en jaque a un sector que sigue sin levantar cabeza aunque mira al futuro con cierto optimismo. Aquellos años de boom no volverán, pero la construcción de nuevas viviendas empieza a verse como una necesidad sobre todo ante la escasez de stock en Extremadura y las previsiones apuntan a una incipiente estabilidad.

Al menos así lo estima un estudio elaborado por el Banco de España, que prevé que la región necesitará en los próximos 13 años al menos 18.600 viviendas nuevas para uso principal. Viviendas que hay que construir porque el mercado de segunda mano no podrá absorber la demanda prevista, ya que además, esta es una opción minoritaria en el conjunto de la población.

En esencia, el informe del Banco de España, bajo el titulo 'Creación de hogares y necesidades de vivienda nueva principal a medio plazo' publicado recientemente, prevé que Extremadura demandará entre 1.436 y 3.550 pisos cada año hasta el 2029 o lo que es lo mismo entre, 18.600 y 46.200 viviendas en los próximos 13 años. La horquilla es amplia porque los cálculos se realizan en base a dos escenarios futuros distintos que dependerán de las variables demográficas y económicas que se puedan producir.

DOS ESCENARIOS El primero de esos escenarios es más pesimista y está basado en las proyecciones demográficas del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) a finales de 2014, según las cuales Extremadura perderá más de 44.000 habitantes en la próxima década y se quedará con una población total de 1.052.313. A pesar de la pérdida demográfica, que parece inevitable, las estadísticas del INE prevén en la región un aumento de 21.500 hogares en ese mismo periodo, en el que habrá menos población en general pero serán más los que estén en edad de emanciparse. En base principalmente a estos dos datos elaborados manteniendo las circunstancias actuales, el Banco de España estima que será necesario levantar en torno a 1.400 viviendas nuevas anuales hasta el año 2029.

El segundo escenario, por su parte, es más optimista porque el Banco de España considera que los datos anteriores del INE se elaboraron en plena crisis y, por tanto, con un cariz desfavorable. "De hecho, las ediciones más recientes de la Encuesta de Población Activa (EPA) apuntan a un número de hogares algo superior a las proyecciones del INE". Por ello en este supuesto se considera que las condiciones sociales y económicas evolucionarán en función de las tendencias observadas en el pasado, suponiendo entre otros factores un mayor nivel de renta y de entrada de inmigración. Así, el informe pronostica que se podrían necesitar hasta 3.559 viviendas nuevas anuales en los próximos 13 años.

Sin embargo, ni el mejor de los escenarios previstos se alcanzarán las cifras de construcción anteriores a la crisis, el ritmo de crecimiento sería mucho más moderado. En la última década la media de viviendas principales construidas cada año en la comunidad rondan las 6.000, según los datos del Ministerio