+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

desde el coaching

Felicidades caóticas

Todos los grandes escritores han sido antes grandes lectores. Por eso yo no escribo bien

 

Antonio Muñoz Sánchez
10/04/2016

Hoy puedo decir que la vida es caótica y desestructurada. Al menos la mía lo es y diría que afortunadamente lo es y que me hace más feliz que sea así, sin saber bien lo que es la felicidad. Sigo pensando que sería un aburrimiento si no lo fuese. Hoy tengo un estado de ánimo, mañana tengo otro. Pensando hoy que soy el mejor. Y mañana que soy el peor. Lo curioso es que a veces pienso que tú eres el mejor o la mejor. Los cuentos, los libros, y en este caso los artículos no son desestructurados. Mismo artículo, misma estructura, la heredada del método de Descartes . Son estructurados los textos que leemos, tienen una lógica, pero ¿debe ser así?

Felicitarte si sabes definir lo que es felicidad. Parece, y lo llevan haciendo miles de pensadores sin mucho éxito, que uno de nuestros objetivos en la vida es buscar lo que es la Felicidad. Te pregunto. ¿Qué entiendes por felicidad?. Quiero alcanzar un objetivo que no hemos definido correctamente. Y eso se me antoja difícil. Por básico y sencillo que parezca. Por manido que sea. Siempre será muy difícil o imposible porque probablemente no exista y haya sido un invento nuestro.

Cuando escribo disfruto. Perdona, pero cuando leía no disfrutaba tanto. Y te pido perdón porque me encanta escribir, pero como ves no sé hacerlo bien. Pero no me gustaba leer y llegué tarde a la lectura, aunque llegué. Todos los grandes escritores han sido antes grandes lectores y por eso no escribo bien. Seguiré así y lo siento tanto porque además no hay mejora al llegar tarde a la lectura. Déjame que lo repita que me gusta la reflexión: leer es básico para poder escribir bien. Así seguiré, sin solución.

Este artículo ha sido desestructurado, desordenado, jeroglífico, y ojalá le hayas encontrado sentido ya que yo sí lo hice.

Y tú, ¿supiste disfrutar del desorden en tu vida?