+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

INICIATIVA PARA REFORESTAR LA SIERRA CALCINADA

Gata planta bellotas

Voluntarios de 13 países llegan a la sierra cacereña en octubre para replantar la zona quemada el año pasado El Ayuntamiento de Villasbuenas ha cedido el albergue para hospedarlos

 

G. G.
18/09/2016

No se conocen, pero Justina y Nacho tienen más en común de lo que pueden creer. Aunque la primera nació en plena sierra extremeña y el segundo vive en Madrid, les unirán 200.000 bellotas en sus manos en dos semanas. A los dos les retiene un vínculo emocional con Gata y ambos harán maletas y viajarán a Extremadura para darle forma a la zona que arrasó el incendio del año pasado. Octubre se convierte en una fecha marcada en el calendario para los amantes de la sierra de Cáceres a través de la iniciativa 'Octubre de reforest-acción'.

Los olores y el rumor de los riachuelos son los recuerdos que conserva la extremeña de su infancia en los caminos de la sierra. "Me da la vida", añade con nostalgia Justina. En ese mismo instante, rememora los días del fuego que arrasó sus años más jóvenes. "Lo viví con mucho dolor, cuando yo era pequeña también había incendios todos los años, pero nunca de esta magnitud".

"Antes los campos estaban limpios, los bosques daban para vivir durante todo el año", asevera y asume con tristeza que el fuego no es más que la consecuencia de "dejar el campo abandonado a su suerte". Activa en la reforestación de Gata, Justina añade que en cuanto tuvo constancia de la iniciativa en Facebook, decidió unirse a la causa que organiza Rodrigo 'Bongui' Ibarrondo, afincado en Cáceres desde hace años. Nacho también recibió el aviso del propio organizador, amigo desde hace tiempo. Curiosamente, el madrileño ejerce como bombero y concienciado con la causa, llevará a su hijo a compartir la experiencia.

Como ellos dos, más de 200 personas han confirmado su presencia para repoblar la sierra con bellotas. Lo que más llama la atención es que acudirán voluntarios no solo procedentes de España sino de muchos países de Europa. Hasta 13 nacionalidades se darán cita en la propuesta que ha trascendido más allá de las fronteras. Según apunta a este diario, Bongui, el 'alma máter' de la propuesta, Holanda, Suiza, Portugal, Finlandia y Francia son algunos de los países que lanzarán su bandera de voluntariado durante las semanas que dure el proyecto en Gata.

El propio Bongui se sorprende con la acogida que ha alcanzado la iniciativa de reforestación. "Me esperaba buena respuesta, yo tenía confianza en la gente de la sierra y alrededores, pero esto es un milagro, se te cae la lágrima", añade sobre la respuesta de las llamadas que ha hecho. En ese sentido, manifiesta que en la sierra aún se respira escepticismo sobre las ayudas que llegan para paliar las consecuencias de los fuegos. No obstante, destaca que un gran sector de la población de esa zona ha izado el activismo "con muchas ganas" para resucitar la tierra quemada. Entre ellas, destaca la propuesta Reverdeceremus. El se encuentra en esa parte de la balanza y la masiva afluencia se hace menos extraña cuando detrás del curriculum de Ibarrondo se encuentran más de 20 años de viajes por el mundo y

Durante los 31 días que trabajen, los voluntarios se dedicarán de 9 a 14 horas a repartir bellotas de roble, alcornoque y encina por zonas que ya han detallado en un mapa de actuación. El resto de la jornada podrán descansar en el albergue municipal de Villasbuenas de Gata, que el ayuntamiento ha cedido a la iniciativa para que se hospeden.

El pino, la gran amenaza

La especie que plantarán no está elegida al azar. Tomarán las bellotas de tres árboles y las esparcirán para que luzcan fuertes y altas en décadas. Ibarrondo relata que el fin es conseguir que crezcan especies autóctonas y romper con el estigma de los pinos, una de las causas a las que achaca la propagación tan rápida de los incendios. Después de años concienciado y "comprometido con el medioambiente" llegó a la conclusión de que la clave de la naturaleza reside en las propias "semillas". Y así, decidido, esparcirá semillas.