+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

EL DETONANTE FUE LA DETENCION DE UN JOVEN TRAS SER EXPULSADO DE UN PUB.

Un grupo de jóvenes agrede en Navalmoral a 3 policías locales

Los agentes sufren contusiones y uno de ellos sigue de baja médica.El alcalde moralo considera este hecho como "muy preocupante".

 

Alcalde de Navalmoral - Foto:EL PERIODICO

EFEEFE 25/08/2010

Un grupo de jóvenes agredió a tres policías locales en Navalmoral durante la madrugada del sábado cuando estaban deteniendo a uno de ellos, quien había sido expulsado previamente de un establecimiento nocturno, según confirmó ayer el alcalde moralo, Rafael Mateos.

El ataque se produjo en torno a las cinco y media de la madrugada en el exterior de un establecimiento de la calle Genaro Cajal, produciendo contusiones en los tres agentes. Uno de ellos aún permanece de baja.

El joven fue expulsado del establecimiento tras estar involucrado en una disputa y en la calle mantuvo su agresividad rompiendo una farola por lo que los vecinos alertaron a la Policía Local. El joven se negó a identificarse, les insultó y amenazó de muerte, pero la situación empeoró cuando fue detenido. En ese momento, un grupo de jóvenes se quitaron sus cinturones y empezaron a golpear a los agentes, que tuvieron que soltar al infractor para defenderse.

Varias patrullas de la Guardia Civil se personaron en el lugar para controlar la situación y los agentes detuvieron al joven que originó el incidente, identificado como R.V.E, vecino de Navalmoral de 23 años. En las dependencias de la Guardia Civil, el detenido siguió con su tono amenazante, insultando a los guardias civiles que le rodeaban.

El Ayuntamiento calificó la actitud de los jóvenes como "muy preocupante" y "bochornosa" y se personará como acusación particular. El alcalde reconoció que "es un tema que nos tiene preocupados" por lo que durante este mes se reunió con los responsables de la Guardia Civil y la Policía Local para abordar la situación y buscar soluciones y el subdelegado del Gobierno en Cáceres, Fernando Solís también fue informado.

Mateos aseguró que "no se trata de crear una alarma social" y se mostró convencido de que éste es "un problema social, un problema de educación, un problema de los padres".