+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

BALANCE DE LA CONFEDERACIÓN EPISCOPAL ESPAÑOLA

La Iglesia gana contribuyentes

Suben los extremeños que marcan la casilla eclesiástica en la declaración de la Renta, sobre todo en la provincia de Badajoz (48,4%), la segunda de España que más aporta después de Ciudad Real

 

La Iglesia gana contribuyentes -

Un ligero cambio de tendencia. Si la conclusión del pasado año es que la Iglesia había perdido 13.000 fieles en Extremadura, esta vez se puede afirmar que ha recuperado a una parte de ellos, de manera que la curva sube de nuevo, especialmente en la provincia de Badajoz, que sigue repuntando a nivel nacional. Son los resultados del dinero recaudado a través de la casilla de la declaración de la Renta. Los datos de 2018 -correspondientes a la actividad económica de 2017- dicen que el 45,09% de los contribuyentes extremeños han marcado esa ‘X’ (en el anterior ejercicio fueron el 44,7%).

La región se vuelve a situar entre las que más aportan a la Iglesia a través de este sistema, ocupando el tercer lugar. El orden es: Castilla la Mancha (46,09%), La Rioja (45,62%), Extremadura (45,09%) y Murcia (44,57%), habiendo aumentado el porcentaje en todas ellas.

En el análisis por provincias, la de Badajoz (48,45%) se encuentra en segunda posición a nivel nacional, solo tiene por delante a Ciudad Real (52,58%). La terna la completa Jaen (47,76%). En los tres casos también ha subido el número de declaraciones a favor de la Iglesia.

Así se recoge en el balance ofrecido por la Conferencia Espiscopal Española, que ayer comenzó su campaña de información para la Renta de 2019 (el IRPF de 2018).

Habría que recordar que el proceso de autofinanciación de la Iglesia se inició en el año 1979. Pero, realmente, la cuarta parte de su presupuesto procede del dinero que los ciudadanos aportan voluntariamente cuando hacen su declaración a Hacienda. Esa posibilidad es una excepción que el Gobierno ofrece desde 1988.

Fuera de la hucha común

Marcar esta famosa casilla significa dejar de aportar un 0,7% a la hucha común para destinarlo directamente a la institución eclesiástica. ¿Y dónde llega ese dinero? A la Conferencia Episcopal. Desde allí, más del 80% de la cuantía total se remite a las diócesis, las cuales lo emplean, entre otros gastos, en abonar nóminas.

A Cáritas, entidad encargada de llevar programas sociales y de inclusión, entre otras actividades, sólo se remite alrededor de un 2,5% de lo recaudado (aunque lo cierto es que esta asociación también recibe asignación económica de la casilla de «fines sociales»; en Extremadura, de hecho, es una de las que más subvención obtuvo por esta vía el pasado año).