Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

PROBLEMAS PARA LOS AGRICULTORES DEL NORTE DE LA REGION DEBIDO A LA SEQUIA

La falta de lluvia y de reservas en Rosarito amenaza la cosecha de 2.000 tabaqueros

Los regantes del Tiétar, sin agua suficiente para acabar la campaña, estudian hoy ampliar las restricciones de riego. El embalse, que abastece a 15.000 hectáreas de cultivo, podría quedarse sin agua en tres semanas si no llueve

A. FERNANDEZ
29/08/2012

 

Un vistazo al suelo, otro al cielo y uno más al canal de riego. Estos tres gestos son suficientes para amargar la tarde a cualquiera de los 2.000 agricultores extremeños --la mayoría tabaqueros-- que sacan adelante sus explotaciones agrícolas en las vegas del río Tiétar. La ausencia de lluvias y, sobre todo, las carencias del embalse de Rosarito amenazan con estropear, en cuestión de semanas, la recta final de la cosecha de tabaco y castigar la campaña de pimiento en la zona. "Si no llueve en septiembre, habrá pérdidas", alerta el presidente de la Comunidad de Regantes del Margen Derecha del Rosarito, Gregorio Sánchez.

Hasta el momento la cosecha en el norte de la región ha transcurrido con "normalidad". Normalidad, en estas tierras donde el sol gobierna, donde el agua discurre fresca por gargantas y arroyos y donde tabaqueras y pimenteras hacen verdear la lontananza, significa desde hace años cortes periódicos de dos o tres días en la disponibilidad de agua para regadío. Sin embargo, la falta de precipitaciones está agravando la situación. El embalse de Rosarito, encargado de garantizar las reservas para el campo y el abastecimiento humano de las zonas ribereñas de las comarcas de La Vera y el Arañuelo, vuelve a quedarse pequeño y sin agua. Apenas cuenta actualmente con 17 hectómetros cúbicos almacenados, una quinta parte de su capacidad total. El problema es que el campo se encuentra en plena campaña de riego y, solo en la última semana, el embalse ha perdido seis hectómetros cúbicos. De mantenerse este ritmo, en poco más de 20 días se quedaría sin agua. "A duras penas llegaremos a finales de septiembre y la campaña de tabaco, que lleva 15 días de retraso, no acabará hasta mediados de octubre. Sin riego en esas últimas semanas, la cosecha sufrirá daños", comenta Sánchez.

Las dos comunidades de regantes del Rosarito, la del margen derecha y la del margen izquierda del Tiétar, se reúnen hoy para buscar soluciones. Entre las medidas a aplicar, se estudiará ampliar los periodos de cortes de suministro de agua para riego. Actualmente, los cerca de 2.000 agricultores que pertenecen a estas sociedades ya sufren interrupciones de dos, tres e incluso cuatro días seguidos en la disponibilidad de agua; después vuelven a poder regar durante una semana y después se produce un nuevo corte. Estas restricciones podrían endurecerse si hay acuerdo en la reunión de hoy. Está en juego parte de la producción de cerca de 15.000 hectáreas, principalmente de tabaco, pero también de pimiento, maíz, tomate y árboles maderables.

 

EMBALSE INSUFICIENTE Gregorio Sánchez explica que el problema reside en la escasa capacidad del Rosarito: "Puede almacenar hasta 82 hectómetros cúbicos, pero para garantizar una campaña de riego completa necesitamos unos 130 hectómetros". Esto hace que los problemas de escasez y las restricciones se repitan año tras año. En unas ocasiones se ha solventado gracias a las lluvias estivales, con la aportación de las gargantas que manan desde la sierra de Gredos o, como en el 2009, gracias a un trasvase de agua desde el embalse de Navalcán (en la provincia de Toledo) aprovechando el curso natural del río Guadyerbas, que confluye en el Tiétar antes de que éste alcance la presa de Rosarito. Sin embargo, esta última posibilidad está casi descartada en esta ocasión "por las obras que se han estado realizando en Navalcán", señalan los regantes extremeños, que han visto como el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente ha rechazado una y otra vez las propuestas que han puesto sobre la mesa para dar una solución definitiva a este problema (construcción de dos balsas complementarias en el Rosarito, nuevos embalses en Monteagudo, Arenas de San Pedro o entre las gargantas de la sierra de Gredos, y un sistema de tomas entre el Tiétar y Navalcán hacia Rosarito).

En el resto de la zonas regables del norte, la campaña de riego discurre con "normalidad", corrobora Francisco Gómez-Rodulfo, presidente de la Federación de Comunidades Regantes del Tajo. Incluso en el Borbollón, donde suele haber problemas similares a los del Rosarito: "Tenemos agua hasta finales de septiembre y creemos que podremos terminar la campaña sin problemas. En el 2011 hicimos una buena planificación y ahorramos mucha agua. Pero si no llueve en los próximos meses, en 2013 no podremos ni plantearnos regar", apuntan desde la Comunidad de Regantes del Borbollón, con 9.200 hectáreas y 1.300 agricultores. "Vamos a dejar los pantanos muy bajos. El próximo año puede ser muy complicado", advierte Gómez-Rodulfo.

Las noticias más...
Deshacer Previsualizar antes de guardar Guardar CMS desarrollado por: CMS desarrollado por DiCom Medios, S.L.