+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

Palral en estremeñu

El machu i los quintus

 

ISMAEL Carmona (presidenti del OSCEC)
24/04/2016

Amigus letoris, bien sabeis que dendi esta coluna amus refressionau a tentu de muchas custionis tocantis ala nuestra coltura i amus defendíu cona huerça dela palabra, velaquí, lo que muchus desvalorean. Estu vien a cuentu de que, en efetu, ai enas tradicionis un luchi entre lo ancestral i lo modernu que, de no adatal-si, acabarán por desleíl-si en el correl delos tiempus. Estus días pola tierra vallenata corrin los quintus en ritu imemorial polas callis i praçuelas. Los acompaña un machu i el proponimientu de passá-lu bien altereandu el ordin del puebru duranti una semana. Una fiesta dionisiaca de cerveza i disloqui que namás preteneci alos quintus enantis de san Jorgi, mesturandu-si las tradicionis paganas, la religiosa i la marcial cona mesma cenzillés cona que s'arrebujan enas sus cantiquiñas las copras tradicionalis i las cancionis del arradiu. Con el çambombazu delos petardus i el hatu de milital revolucionan el puebru en una fiesta que guardan con celu pairis i ijus. Ciertas costumbris muarun, comu la de peíl el lomu ena casa delas quintas al son delas rondas, pos ya las quintas gozan del mesmu festeju que los quintus en igualdá de papelis. Sin embargu, lo mesmu que essu muó, el papel del machu no: "sin el machu no ain quintus" --dizin los vallenatus. El "animal" s'envirtió en conditio sine qua non en una fiesta que reçumi paganeu por tós laus. Se precisa dun animal en estas fiestas? Está polo claru que no. Sin embargu, los animalis, especialmenti quandu sufrin, se tienin comu algu natural en esta crassi de celebramientus. Precupa el ombri que vé en el padecel diversión, comu si no uviera más escoja, comu si lo corrienti hueran la judicás a un animal o el ahucheu dun ombri. Cómu vamus a respetal la naturaleza bravía delos seris conos que compartimus el mundu si no comprendemus siquiera el ánimu que mos lleva a hazel lo que hazemus? Un revisteu coscienti delas nuestras tradicionis paque no sigan pagandu siempri los mesmus.