+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

MEJORAN LAS PERSPECTIVAS EN EL SECTOR DEL IBÉRICO

La montanera remonta con las lluvias del final de año

La DOP Dehesa de Extremadura prevé lograr al menos 23.000 cochinos certificados . La falta de agua en otoño hizo temer de nuevo por una mala campaña

 

Un productor de cerdo ibérico atiende a sus animales en la dehesa en una imagen de archivo. - EL PERIÓDICO

R. C. region@extremadura.elperiodico.com CÁCERES
05/01/2020

No será la mejor montanera, pero sí han mejorado las perspectivas para esta campaña con el avance del periodo de engorde de los cochinos en la dehesa y todos apuntan a que se superarán las cifras del año pasado. La principal causa son las lluvias que se produjeron en el tramo final del año y que han creado unas condiciones más propicias: bellota suficiente, agua y hierba en el terreno. «Ha llovido tarde, pero el aprovechamiento es bueno porque la bellota está cayendo paulatinamente, se ha otoñado debidamente y cuenta con agua suficiente y con el complemento idóneo, que es la hierba», explica Elena Diéguez, secretaria técnica de la Asociación Española de Criadores de Cerdo Ibérico (Aeceriber).

La campaña empezó con mucha incertidumbre por la escasez de agua. Había mucha bellota, especialmente en las encinas, pero si no llovía, no habría hierba y la campaña corría el riesgo de irse al traste. Algo así sucedió el año pasado, con un otoño también seco que acabó cerrando una montanera mala. Al contrario que entonces, las lluvias de noviembre y diciembre han dado la vuelta a la situación y la previsión ahora es que se cierre una campaña «bastante buena» con precios además que se mantendrán en valores similares o ligeramente mejores a los de los últimos años aunque, eso sí, se retrasará la campaña unas dos semanas respecto a las fechas más habituales, precisamente porque los animales acabaron entrando en la dehesa más tarde por la falta de agua.

«La hierba llegó casi cuando estábamos ya al límite», sostiene Álvaro Rivas, director técnico de la DOP Dehesa de Extremadura (la entrada de los cochinos en la montanera tiene como fecha límite el 15 de diciembre y los sacrificios se deben llevar a cabo entre esa fecha y el 31 de marzo, pero siempre con un mínimo de 60 días de engorde comiendo en la dehesa). Ahora el problema empieza a estar en la cantidad de bellota, que está escaseando en algunas zonas (principalmente de alcornocales) que venían con una producción más baja este año.

Sello de calidad/ La previsión en la DOP es que se logrará certificar al menos unos 23.000 de los 28.000 animales inscritos este año. Lo normal es que la cifra de animales que acredita la denominación de origen sea siempre inferior a la que se inscribió porque no todos los animales cumplen los requisitos en el momento del sacrificio ya sea porque no alcanzan el peso que se requiere o porque no cumple con alguno de los parámetros de calidad que se exigen en la denominación, con unos controles más estrictos de los que impone la norma de calidad). En todo caso, el volumen al que apunta la previsión es elevado, teniendo en cuenta que no suele haber mucha variación (el volumen de animales acreditados en la DOP suele estar entre los os 17.000 y los 24.000) y sí que se da por seguro que será una cifra superior a la que se alcanzó el año pasado, menos de 19.000 (fue una campaña más bien mala por la escasez de agua) e incluso a la del año anterior, cuando se quedó en 22.000

La mejora de las perspectivas las confirman los productores de cerdo ibérico, que esperan mejorar entre un 10% y un 15% las cifras de animales que se podrán sacrificar en la campaña en marcha, respecto a los datos del año pasado. «Sin ser una montanera especialmente buena y a pesar de que será tardía, será mejor que la pasada», sostiene José Ignacio Moríñigo, gerente de Ibercom, una de las principales cooperativas de cría de cerdo ibérico en la región.

REPUNTE DE PRECIOS/ También las sensaciones son buenas en la industria porque la remontada de una montanera que no se esperaba especialmente buena se está viendo acompañado además por un repunte de los precios, especialmente en el ibérico puro que atribuyen por un lado a que «hay una mayor demanda de un producto de calidad y se está dispuesto a pagar por él», señala Enrique Espárrago, uno de los responsables de Señorío de Montanera, una de las firmas incluidas en la denominación de origen del ibérico extremeño. «Será un año bastante mejor· que el anterior, aunque tampoco se puede hablar de un año bueno», afirma el empresario.