Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

LOS COLECTIVOS ESTÁN DIFUNDIENDO EL DOCUMENTO PARA RECABAR ADHESIONES

Un mosaico ‘al ralentí’

Trabas legales y administrativas mantienen el proyecto de regeneración a un ritmo de desarrollo por debajo de su potencial, según denuncian en un manifiesto colectivos Gata y Hurdes que trabajan en la regeneración H Piden soluciones para evitar que «la explosión de emprendimiento» acabe asfixiada

Rocio Cantero Rocio Cantero
29/04/2019

 
Noticias relacionadas

«No puede ser que haya personas que lleven varios años de trámites para poder poner en pie sus proyectos». La queja de Natividad Alviz, presidenta de la Asociación Mosaico condensa el contenido del manifiesto que ha suscrito el colectivo junto a emprendedores, agricultores, asociaciones y también ayuntamientos por la lentitud con la que se están encontrando para poner en pie sus iniciativas. «Hay un germen de emprendimiento sin precedente en la zona y ya hay gente que ha tenido que tirar la toalla porque no podían esperar más. Y lo que necesitan estos pueblos es que la gente se quede», añade Alviz, que dirige el colectivo que aglutina a todos los emprendedores de la zona bajo el paraguas del proyecto de regeneración.

El Proyecto Mosaico es la iniciativa que se puso en pie a través de un convenio entre la Junta de Extremadura y la UEx tras el incendio de la Sierra de Gata de 2015, con el fin de regenerar lo que el fuego calcinó, siguiendo un nuevo modelo que pusiera en valor los recursos naturales de la zona y recuperara la actividad en sus montes. Esa estrategia atrajo en los primeros años a muchos emprendedores a la zona, pero las trabas burocráticas mantienen tres años después el desarrollo del proyecto ‘al ralentí’, según explican los afectados.

Un ejemplo

Entre los que se han adherido a él no solo están los que se sienten directamente agraviados por el desarrollo, sino también otros colectivos que entienden que podrían beneficiarse de las acciones que propone, como los apicultores: «consideran que las iniciativas de reforestación que se plantean, con aromáticas o con castaños, pueden beneficiarles a ellos en la producción de miel», explican desde el Mosaico.

«No es que no se esté desarrollando el proyecto. Se está haciendo. Pero lo que se podría hacer en ocho años se va a hacer en 20. Y no tiene ningún sentido que sea así, y que sea por retrasos y obstáculos al realizar los trámites con la administración, cuando este proyecto (el Mosaico) ya está siendo un modelo para muchas otras regiones. Me niego a resignarme a que no crezca por este tipo de problemas», dice Fernando Pulido, profesor universitario y coordinador del Proyecto Mosaico, que comparte las quejas recogidas en ese manifiesto.

El principal problema, que los pequeños proyectos y algunos de mayor dimensión, se enfrentan a meses o años de trámites que les hacen ir de una consejería a otra, mientras se duplican procedimientos, se demoran, se quedan sin respuesta o las respuestas son contradictorias. «No me quejo del trato con los funcionarios, pero llevo tres años resolviendo trámites para poner en marcha mi proyecto, un proyecto pequeño, y aún no he podido comenzar a trabajar», dice uno de los afectados con los que ha contactado este diario. Su caso no es el único.

Varados

El texto del manifiesto se consensuó tras una jornada de debate en Pinofranqueado entre todos los integrantes del proyecto (en ella participaron también los grupos de acción local Adisgata y Adichurdes, que inicialmente se sumaron al manifiesto aunque posteriormente decidieron desvincularse de él) y se divide en siete puntos en los que denuncian que «la explosión de emprendimiento sin precedentes --en la zona—se ve dificultada y en muchos casos bloqueada por la falta de apoyo desde distintas instancias de la administración regional» y añade: «como casos extremos se pueden citar varios proyectos de gran tamaño y de generación de empleo que no han llegado a ejecutarse por razones estrictamente administrativas y sin claro fundamento legal». En otro punto además, lamentan que muchos de los emprendedores «en lugar de recibir una actitud receptiva por parte de técnicos y agentes forestales, sufren distanciamiento» y advierten que no están dispuestos a dejar pasar lo que consideran «una oportunidad histórica para poder vivir en nuestros pueblos y de nuestros recursos».

Junto a la queja, el manifiesto demanda en los últimos puntos que una ley específica recoja a medio plazo las circunstancias de los territorios despoblados y con alto riesgo de incendios, y reclama a continuación a la administración regional una reunión en la que abordar soluciones a los problemas que están encontrando en estos proyectos. «Demandamos que el compromiso de la Administración de cambiar la política forestal se haga efectivo más allá de iniciativas puntuales», recoge el manifiesto, que ya han suscrito Asociacion Mosaico Agrosilvopastoral, Asociación Cacereña de Apicultores, ARBA Extremadura, la Asociación de Propietarios para el Desarrollo del Castañar de Hoyos y la Asociación de Propietarios Forestales del Valle del Árrago.

Este diario se ha puesto en contacto con al Junta de Extremadura, que ha rechazado pronunciarse sobre las reivindicaciones del manifiesto redactado por particulares y colectivos e vinculadas al Proyecto Mosaico.

Las noticias más...