+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

La consejería prevé una disminución de la prevalencia para finales de año

Una normativa permitirá a los ganaderos extremeños matar a jabalíes afectados por tuberculosis

 

La consejera Begoña García Bernal en una imagen de archivo. -

EFE
30/05/2016

La Junta de Extremadura ha elaborado una normativa más flexible en su lucha contra la tuberculosis bovina, que permitirá a los ganaderos de las zonas de caza mayor afectados por la enfermedad matar jabalíes, corzos y otras especies, previa autorización.

La consejera de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio, Begoña García, ha presentado hoy a la Mesa de la Tuberculosis Bobina el borrador de la orden general de veda y la resolución de emergencia cinegética.

En la reunión ha estado presente el director general de Sanidad de la Producción Agraria del Ministerio, Valentín Almansa, además de representantes de organizaciones agrarias, colegios veterinarios y la Universidad de Extremadura, entre otros.

En la cuarta reunión de la Mesa de la Tuberculos Bovina, la consejera ha expuesto la reducción de la prevalencia de la enfermedad en más de un punto respecto al cierre de 2015, hasta situarse en el 11,5 por ciento.

También ha destacado la reducción de un 40 por ciento de infectados entre los animales analizados, según ha informado en un receso de la reunión.

García ha vaticinado que la prevalencia irá bajando "poco a poco".

En la reunión ha informado de cómo van las medidas que se presentado en la cita anterior y ha expuesto varias novedades.

Entre éstas, el borrador de la orden general de veda y de la resolución de emergencia cinegética.

Los ganaderos de zonas de caza mayor como la Sierra de San Pedro o Monfragüe que hayan sufrido daños por la tuberculosis podrán solicitar matar a jabalíes y otros animales, una medida que se podría haber adoptado hace tiempo, según García.

La consejera ha informado de los decretos de ayudas para las explotaciones que han tenido que matar a todos sus animales, del de creación y construcción de cebadores comunitarios, y del que regula la retira de los subproductos animales no destinados al consumo humano (Sandach).

También se ha hablado de la orden de ayudas a los cotos sociales para la retirada de esos subproductos.

En la reunión ha quedado claro, a su juicio, que no existen falsos positivos de tuberculosis.

La consejera, que se ha comprometido a aumentar el presupuesto, ha asegurado que caza y ganadería pueden convivir y ha recalcado que la lucha contra esta enfermedad no se gana ni con "ocurrencias" ni con "partidismo políticos", sino con trabajo y coordinación.

En este sentido, ha recordado que todas las comunidades autónomas hacen la prueba de la tuberculina y que no es una cosa de ahora.

El secretario general de UPA-UCE Extremadura, Ignacio Huertas, ve positivo que se permitan las muertes de jabalíes, corzos o muflones, principales transmisores de la enfermedad, o que se flexibilicen los movimientos de terneros en la región.

Huertas ha considerado que los ganaderos deben denunciar la existencia de fauna salvaje, pero deber ser la Administración la que se encargue del descaste, directa o indirectamente.

Ha solicitado, además, más decisión y presupuesto a los gobiernos central y extremeño.