+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

INVESTIGACION

Paulownia: de China a Extremadura

Cicytex estudia las posibilidades de producir este árbol asiático en los terrenos marginales de regadío Su rápido crecimiento permite una buena producción de madera y biomasa forestal, los principales usos de este árbol La Junta acaba de publicar el informe de impacto ambiental de una nueva plantación en Alburquerque aunque ya hay varias en la región

 

EN FEBRERO DE 2016 Parcela de la finca de La Orden tras el primer corte de los árboles realizado este año. -

EN SEPTIEMBRE DEL 2016 La misma parcela de la imagen anterior seis meses después. -

Guadalupe Moral
18/09/2016

Un árbol de Asia con muchas posibilidades en Extremadura. Es la paulownia, una especie arbórea que por su rápido crecimiento se ha convertido en una fuente de producción de madera y de biomasa forestal que podría ser una alternativa rentable en los terrenos marginales de regadío. Eso es lo que están investigando en el Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura (Cicytex).

Actualmente hay dos proyectos abiertos, uno en la finca de La Orden --antiguo instituto de Investigaciones Agrarias-- y otro en las instalaciones de lo que antes era el Instituto del Corcho, la Madera y el Carbón Vegetal, que tratan de averiguar la capacidad de producción y el comportamiento de estas plantaciones en la región. De momento, los primeros resultados parecen positivos.

La paulownia es un árbol con una capacidad de rebrote más parecido a una planta herbácea que a una arbórea. Esa capacidad permite una mayor producción tanto para madera como para biomasa forestal, los dos usos más comunes para estos árboles. En el caso de la finca de La Orden, desde hace unos siete años disponen de una pequeña plantación destinada a biomasa, mientras en los terrenos de Iprocor cuentan con dos plantaciones más extensas, una para cada uso puesto que requieren distintos tratamientos.

En el terreno dedicado a convertirse en biomasa, los primeros resultados ya son visibles. Los árboles se sembraron en 2012 y sufrieron un primer corte un año después. "Esta especie tiene una capacidad de rebrote enorme; en el primer año llegó a superar los cuatro metros de altura pero se cortó todo porque los brotes nuevos que produce el árbol, una vez que ya tiene la raíz desarrollada, son más rectos, más grandes y mejores; todo lo que se quitó de ese primer año compensa con un mayor crecimiento después", explica José Berdón, investigador del Cicytex encargado estudio.

Tras ese corte empezó su primer ciclo de producción y después de tres años de crecimiento el pasado febrero llegó la hora de cortarlos. Es el primer turno, como lo llaman los investigadores. En ese tiempo los árboles alcanzaron hasta los siete u ocho metros de altura y de sus troncos --con 11 centímetros de diámetro de media-- y ramas se obtuvieron 22.300 kilos por hectárea en peso húmedo y de 8.150 kilos en seco. Pero esta es la producción solo de uno de los siete ciclos que puede tener esta plantación, es decir, que se pueden cortar los árboles hasta siete veces, una vez cada tres años. "A partir de ahí digamos que el árbol empieza a decaer, pierde calidad y fuerza y deja de producir de una forma óptima".

En el caso del uso de paulownia para la extracción de madera, los turnos son muy distintos. Los árboles tienen que estar más separados que en la producción para biomasa y requiere trabajos de poda durante su crecimiento, ya que el primer corte no se realizará hasta que pasen al menos diez años desde su plantación. "Es el tiempo que hemos determinado nosotros como más conveniente. Lo que se busca en este caso es que podamos sacar madera para sierra o para desenrollo, que es un corte muy habitual en el caso del chopo a partir de los 15 años. Consiste en desenrollar el árbol como si lo metiéramos en un sacapuntas. Lo que queremos es ver qué producción puede tener la paulownia para desenrollo y también para carpintería", señala Berdón.

Clara y blandita

La madera que se extrae de este árbol de origen asiático es "muy ligera, de color muy claro y muy blandita lo que permite que se trabaje muy bien con ella, pero luego tiene unas características de resistencia muy buenas. Se utiliza, entre otras cosas, para