+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

paro tuberculosis agricultura trasvase 6 infraestructuras

Un plan de trabajo ante el desempleo Conexión con la autovía del Levante Medidas para frenar la expansión Estabilidad para el sector del tabaco Solución para la obra de Portaje La DIA para la mina de Monesterio

 

06/11/2016

Las elevadas cifras de desempleo en Extremadura, seis puntos por encima de la media nacional --la última EPA situaba la tasa de paro en Extremadura en el 26,6% frente al 19% de media en España-- la precariedad y la estacionalidad del empleo --muy ligado en la región a la agricultura y el sector servicios-- y la ausencia de un tejido productivo han situado el empleo como la prioridad que gobierno regional, patronal y sindicatos coinciden en reivindicar al nuevo Ejecutivo de Mariano Rajoy. Al departamento que gestiona de nuevo Fátima Báñez le reclaman un plan específico y urgente de empleo para Extremadura que incluya inversiones productivas que permitan dinamizar el tejido empresarial extremeño «y que permitan también crear otro tipo de negocios capaces de absorber mueva mano de obra», en palabras de la CREEX, que reclama un plan ante el paro estructural instalado en la región. Para los sindicatos, la prioridad es dotar de «estabilidad en los contratos». Guillermo Fernández Vara ha anunciado que solicitará por carta una reunión con Báñez para estudiar medidas concretas.

Hace casi 20 años que comenzó a hablarse de la posibilidad de conectar la mitad sur de la región con el Levante a través de Ciudad Real. El proyecto no ha llegado nunca a saltar del papel, porque cuando estaban en marcha los estudios técnicos de las posibles opciones (se barajaron dos, desdoblar la actual Nacional 430, por Valdivia y Navalvillar de Pela o apostar por un itinerario totalmente nuevo), llegó la crisis y el proyecto se abandonó. Sin embargo esta semana los alcaldes de don Benito y Villanueva de la Serena han vuelto a traer a la primera línea la necesidad de completar todo el trazado de la Autovía A-43 (Extremadura-Levante) que ya está en marcha entre Ciudad Real y Valencia.

Los ganaderos extremeños llevan años luchando contra la expansión de la tuberculosis bovina en la cabaña ganadera de la región y esa es una de las reivindicaciones que las organizaciones agrarias lanzan al gobierno central. Asaja reclama al nuevo gobierno un plan de choque para «erradicar de una vez por todas» el problema. La actuación no solo pasa por las campañas de saneamiento, además en esta legislatura se debe publicar un real decreto para regular la recogida de los restos de montería a nivel nacional y otro decreto que afecta al control sanitario de los cotos, en ambos casos, con el objetivo de reducir el contagio entre especies cinegéticas y ganaderas.

La desaparición de las ayudas acopladas y las restricciones legales al consumo del tabaco han llevado en los últimos años a una situación delicada a un cultivo del que dependen unas 20.000 personas en Extremadura; de hecho la región concentra el 97% de la producción de tabaco en España. Frente a esa situación, los tabaqueros reclaman acuerdos entre los gobiernos regional y central para garantizar la continuidad de un sector esencial en la mitad norte de la región. La principal reivindicación es que se favorezca la consecución de acuerdos plurianuales de compra de hoja de tabaco con las empresas manufactureras para que los productores ganen estabilidad.

Hace 20 años que el trasvase de Poraje comenzó a plantearse y casi una década que se iniciaron las obras de un proyecto destinado a garantizar el abastecimiento de agua en Cáceres y su entorno, que tienen en los 20 hectómetros del embalse de Guadiloba el único recurso en la actualidad. El proyecto (con más de 50 millones de presupuesto) está paralizado por el último problema técnico hallado a la hora de salvar uno de los puntos clave de sus 65 kilómetros de tuberías: los cauces del Almonte y el Tajo. La CHT barajaba el año 2017 como fecha para terminar la actuación pero es poco probable que así sea. Esta legislatura debería ver en todo caso el fin de obra.

La Declaración de Impacto Ambiental (DIA) imprescindible para garantizar una opción de futuro para la mina de Aguablanca en Monesterio sigue pendiente de la decisión del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente. Precisamente el hecho de que el Gobierno estuviera en funciones es uno de los motivos a los que se ha atribuido el retraso en esta decisión, a la que debe poner solución el departamento que continúa dirigiendo Isabel García Tejerina. La reivindicación no ha cesado desde que Lunding Mining anunciara en enero el cierre de la instalación, y los contactos tampoco han faltado. Por el momento todos los informes son favorables pero aún se estudia documentación.