+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

BALANCE DEL DECRETO APROBADO EN JULIO DE 2012 POR EL GOBIERNO PRESIDIDO POR MONAGO

El programa de teletrabajo de la Junta ha contado con 21 personas

El Ejecutivo dice que seguirá cuandoentre en vigor la Ley de Función Pública. El sindicato CSI-F lamenta el "escaso recorrido" que ha tenido esta iniciativa

 

Teletrabajo en la Consejería de Administración Pública. - Foto:ARCHIVO

EFE
27/03/2016

Solo 21 personas y de modo experimental es el balance del decreto aprobado en 2012 por el gobierno extremeño para impulsar el teletrabajo entre los empleados de la administración autonómica, con el fin de mejorar en eficacia y eficiencia y fomentar la conciliación laboral y familiar. El decreto fue aprobado en julio de 2012 por el Ejecutivo presidido entonces por José Antonio Monago y cinco meses después se creó una comisión para valorar para la implementación del programa experimental de teletrabajo y seleccionar a los empleado públicos que formarían parte del mismo.

El programa experimental se llevó a cabo con funcionarios de carrera pertenecientes a la Consejería de Administración Pública, a la que se presentaron 44 solicitudes, 16 de las cuales fueron rechazadas por no cumplir los requisitos establecidos, siendo seleccionados finalmente 23. No obstante, fueron 20 los que iniciaron el teletrabajo, a los que se sumó una trabajadora en estado de gestación, según ha informado la Consejería de Hacienda y Administración Pública, que añade que se está a la espera de la entrada en vigor de la Ley de Función Pública para continuar con el desarrollo del programa.

Por su parte CSI-F, sindicato mayoritario en la Junta, lamenta el "escaso recorrido" que ha tenido esta iniciativa, que se afrontó "con mucha ilusión" y "grandes expectativas" y cuyos resultados, en fase experimental, fueron bastante satisfactorios para administración y trabajadores, según ha reconocido su presidente, Benito Román. A su juicio, el teletrabajo es "uno de los puntales" sobre los que se debe asentar cualquier acción que se lleve a cabo si se quiere "dar una vuelta" a la administración publica para que sea más ágil, moderna, eficaz y eficiente. Para Román, el teletrabajo permitiría la conciliación familiar y laboral de los empleados públicos, que, a su vez, repercutiría en una mayor productividad, además de avanzar hacia las recomendaciones de la Comisión Europea.

Por ello, tras esta fase experimental, Román solicita la apertura de una convocatoria para la puesta en marcha del plan, que, en cualquier caso, debe ser voluntario para el empleado público y que además flexibilice los días que este puede prestar servicio no presencial. También demanda el incremento de horas de formación para el trabajador que opte por esta modalidad "y que no sea solo decirle ahora te quedas en tu casa y esta es tu labor", y que se les proporcione las herramientas necesarias para poder llevarlo a cabo. Román entiende que esta opción es muy viable para el sector público y que si se le da la debida difusión "la respuesta sería de un número más que considerable".