Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Un nuevo tiempo político Páginas 2 a 8 888

Unidos en el llanto y en el aplauso

Sánchez salió rumbo a la Moncloa con una lágrima e Iglesias se emocionó con Aina Vidal y al abrazarse a Pablo Echenique, su nuevo portavoz parlamentario H PSOE y Podemos se coordinan para celebrar los discursos de sus respectivos dirigentes

JUAN
08/01/2020

 

Desde antes incluso de que llegase al liderazgo socialista, cuando era un diputado poco conocido, Pedro Sánchez siempre ha tenido fama de dirigente duro. Incluso robótico. Sánchez es, en teoría, el político de hierro, alguien capaz de resistir más que nadie. Cuando la mayor parte de su propio partido se ha sublevado y ha forzado su dimisión, él sigue firme, creyendo en sus posibilidades, sin que casi nada parezca hacerle mella. Ayer, sin embargo, Sánchez lloró. Poco, muy poco, pero cuando todo había terminado y ya había logrado ser reelegido, entró en la zona del Congreso de los Diputados reservada al Gobierno, recibió una ovación cerrada de sus más cercanos y salió de allí con una lágrima que le caía por la mejilla, rumbo a la Moncloa.

El jefe del Ejecutivo ya había pasado dos veces por el trance de un debate de investidura, en el 2016 y el verano pasado, y las dos veces salió derrotado. La votación de ayer era cualquier cosa menos rutinaria. No solo porque implicaba acabar con 10 meses de Gobierno en funciones y lograr la reelección por la vía ortodoxa, tras convertirse en el primer candidato que llegaba a la Moncloa a través de una moción de censura. También por lo ajustado del resultado: 167 apoyos, 165 rechazos y 18 abstenciones. Pero a pesar de las presiones de la derecha a los diputados socialistas y de grupos minoritarios para que rompieran la disciplina de voto, del riesgo de que alguno de ellos no pudiese asistir por problemas con el transporte o por enfermedad (el virus de la gripe planeó sobre el hemiciclo, con varios parlamentarios tosiendo sin pausa), todo acabó funcionando como un reloj. Y Sánchez, al final, lloró.

Emoción de Iglesias

También lo hizo el nuevo vicepresidente, Pablo Iglesias. El líder de Podemos se emocionó primero cuando entregó un ramo de flores a Aina Vidal, de En Comú Podem, que pocos días atrás había descubierto que tenía un cáncer «raro, extendido y agresivo», razón por la que no pudo acudir a la primera votación, y también después, al abrazarse a su nuevo portavoz parlamentario, Pablo Echenique. Solo que Iglesias, a diferencia del jefe del Ejecutivo, mucho más contenido, lloró sin freno, con todos los músculos de la cara.

En el fondo, fue una cuestión de intensidades. Más allá de sus formas de relacionarse con las lágrimas, Sánchez e Iglesias mostraron aquí que están coordinados.

El fantasma de que este no es un Gobierno sino dos, el del PSOE y el de Podemos, recorrerá toda la legislatura, y llegó a ser usado por el presidente para negarse a la coalición en septiembre, provocando así la repetición de elecciones.

De momento, hay pistas que indican que la organización dentro de la Moncloa será difícil: mientras los morados ya han dado a conocer quiénes serán todos sus ministros (cuatro, más la vicepresidencia de Iglesias), el líder socialista, que justificó su investidura en plenos Reyes porque España no podía «esperar», ha decidido tomárselo con calma. No anunciará la composición definitiva del Ejecutivo hasta la semana que viene. Pero el PSOE y Podemos, al menos, están unidos en el llanto. También en el aplauso.

Una imagen inusual

Tras tantos años inmersos en una relación tan tempestuosa, la imagen de los diputados morados aplaudiendo a Sánchez y los socialistas aplaudiendo a Iglesias resulta inverosímil, pero fue la tónica del debate. Cuando el presidente dijo que este era «el único Gobierno posible», unos y otros se levantaron y lo celebraron.

Cuando el futuro vicepresidente de este primer gobierno de coalición se dirigió a las mujeres, a los gais y las lesbianas, a los inmigrantes y a los trabajadores, pasó lo mismo.

La derecha, mientras tanto, siguió a lo suyo. Incapaz como ha sido de frenar la coalición entre el PSOE y Podemos, que depende de nacionalistas, independentistas y minoritarios, optó por refugiarse en los «¡vivas!»: al Rey, a España y a la Constitución, supuestamente en peligro de extinguirse por la acción, coordinada, de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

Sus tres grupos integrantes únicamente se disgregaron cuando el diputado Santiago Abascal, del ultraderechista Vox, denunció que socialistas y morados estaban ocultando una supuesta «plaga de manadas» de agresores sexuales «extranjeros». Ni el Partido Popular ni Ciudadanos llegan hasta allí.

Las noticias más...