+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

ENTREVISTA

Alberto Chicote: "Demostraremos con taxistas que el pescado azul reduce el estrés"

A-3 emite el especial 'Superalimentos', en el que el chef madrileño descubre los 10 productos habituales de la despensa con propiedades sorprendentes

 

Imagen del especial 'Superalimentos', con Alberto Chicote jugando un partido de rugby. -

JUAN CARLOS ROSADO / MADRID
27/03/2016

Alberto Chicote aprovecha la Semana Santa para colarse el lunes de Pascua (22.30 horas) en Antena 3 con un curioso especial titulado 'Superalimentos'. El simpático chef madrileño ha elaborado una especie de decálogo con los 10 alimentos habituales que esconden más propiedades beneficiosas para la salud.

-¿De qué va este nuevo especial?

-Vamos a contar las cualidades no diré ocultas, pero sí desconocidas, de muchos de los alimentos que tenemos en nuestra nevera. Sin ir a buscar alimentos raros o exóticos, vamos a mostrar las propiedades desconocidas de productos como el aceite de oliva virgen extra, los tomates, las legumbres, el café, el brócoli, las uvas pasas, el pescado azul y el cacao. Son elementos que seguro que han pasado por tu casa en los últimos 15 días. Aunque conocemos algunas de sus propiedades, intentaremos descubrir otras cualidades que diferentes estudios científicos de institutos y universidades prestigiosas han comprobado. Nosotros en el programa hacemos pequeños estudios a escala para verificar esas conclusiones.

-¿Y qué tipo de pruebas prácticas realizan? Tengo entendido que llegan a utilizar a los taxistas como conejillos de Indias...

-Quisimos poner a prueba los efectos beneficiosos del pescado azul sobre el estrés y buscamos un colectivo como el de los taxistas que está muy expuesto a ese problema. Les hicimos comer ese tipo de pescado durante un tiempo para comprobar, a través de una hormona, si su nivel de estrés había bajado o subido. No puedo adelantar los resultados. Pero se verá cómo ha funcionado. Siempre estamos apoyados en un estudio mucho mayor y más científico.

 

-También le veremos jugando al rugby...

-Aquí queríamos comprobar si las uvas pasas te pueden ayudar en tu recuperación a la hora de hacer deporte. Podíamos haber elegido cualquier otro deporte, pero como yo jugué al rugby de joven y mi club estaba disponible, hicimos la prueba con ellos y jugamos un partido contra otro equipo. Algunos de mis excompañeros con los que jugué ese partido tienen ya más de 60 años. Comprobamos lo que ocurre cuando los componentes de un equipo toman 50 gramos de pasas después del partido y los otros nada. Y de ahí sacamos conclusiones.

 
-¿En qué equipo estuvo?

-En el Club España Urogallo (CEU). Antes jugué en el equipo que tenía mi colegio, el Amorós, y luego en la selección de Madrid. Ahí conocí a gente del CEU y me fui con ellos.

-¿En qué categoría militaba?

-En Primera División, aunque en rugby hay una categoría superior que se llama División de Honor. Pero yo lo tuve que dejar porque me metí en este oficio de la comida que tiene horarios tan exigentes. El rugby es un deporte de equipo que necesita mucho entrenamiento colectivo y yo no podía asistir a la mitad de los entrenamientos y a algunos partidos. A los 26 años lo dejé.

-¿Y de qué jugaba un hombre tan contundente y expeditivo como es usted en la cocina?

-De talonador, que es el que se pone en medio de los tres en las melés.

-¿Qué puntuación se daría del 0 al 10 como jugador de rugby?

-Está mal que yo lo diga, pero los que jugaban conmigo me decían que se me daba bastante bien. Yo soy incapaz de valorarme. Eso sí, le echaba muchas ganas e ilusión y mucho de todo lo que hay que echarle. Los había mejores que yo, pero también peores.

 

-¿Respiró tranquilo cuando le dijeron que en este programa no tendría que viajar fuera de España? Lo digo por aquellas acusaciones de simular viajes a países como Tailandia en el programa 'El precio de los alimentos'…

-Aquí solo he viajado por España, pero aquella polémica la tengo superada desde el día siguiente. Ya expliqué que la dirección del programa estimó que lo oportuno era hacer aquello y yo era un mandado. No había más historia.

¿Tiene miedo de meterse en otro charco por la falta de rigor científico de las conclusiones de este programa?

"Después de lo que viví en '1, 2, 3 hipnotízame' nunca más me mostraré escéptico con estos temas"


-¿Cómo van los preparativos de 'Top chef' y 'Pesadilla en la cocina'?

-Estamos a punto de empezar a grabar la sexta temporada de 'Pesadilla en la cocina' cuando aún no se ha emitido la quinta, lo que no deja de ser muy llamativo. Espero que la quinta se estrene pronto, aunque depende de la cadena. En cuanto a 'Top chef', hemos firmado la cuarta temporada, pero habrá que esperar a que acabe 'Pesadilla...' para comenzar la grabación.

-¿Qué tiene usted para que Atresmedia le encargue nuevas temporadas sin haber comprobado los resultados de la anterior?

-Me han ocurrido ya unas cuantas cosas de ese estilo. Con 'Pesadilla...', que es un formato muy particular, cuando grabamos los ocho primeros programas y los entregamos a la cadena, directamente, sin haberse emitido ninguno, ya nos encargaron cuatro más. La Sexta demostró una confianza absoluta en el formato. Y ahora nos piden la sexta sin haberse estrenado la quinta. Eso es señal de que 'Pesadilla...' goza de una salud fuera de serie.

-¿Qué tal se lo pasó en el reciente especial de Antena 3 '1, 2, 3 Hipnotízame'?

-Muy bien. Ya dije antes de que se emitiera que la gente se iba a quedar de piedra cuando lo viese. Casi todos nos mostramos un poco escépticos ante este tipo de cosas que desconocemos, pero yo después de pasar por allí he dejado de serlo. Nunca más me mostraré escéptico en estos temas porque lo que yo vi delante de mis narices nadie me lo tiene que contar. Es absolutamente increíble la capacidad que tiene este hombre para lograr que hagas cosas o se produzcan situaciones que son como de otro mundo. Me quedé de piedra viendo las cosas que les ocurrían a los compañeros, que además eran poco sospechosos de prestarse a ningún pasteleo. Fue sorprendente y a la vez desternillante.