Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

TRAS DENUNCIAR A JOHNNY DEPP POR MALOS TRATOS

Amber Heard sufrió amenazas de muerte

La actriz denuncia en un artículo en 'The Washington Post' que las instituciones protegen al hombre en caso de abuso

EL PERIÓDICO
20/12/2018

 

La actriz Amber Heard sigue haciendo cruzada contra la violencia machista. Desde su complicado divorcio del actor Johnny Depp, la intérprete de 32 años se ha convertido en portavoz de los derechos de la mujer. Ahora, coincidiendo con el estreno de 'Aquaman', ha escrito una columna en el diario 'The Washigton Post' en el que asegura que sufrió amenazas de muerte tras soliticar el divorcio de Depp en mayo de 2016, 15 meses después de casarse, y al que no cita por su nombre en todo el artículo.

Durante el proceso, la actriz tejana contó al mundo los malos tratos que sufrió durante su matrimonio, algo que Hollywood no recibió muy bien. "Mis amigos y consejeros me dijeron que nunca más trabajaría como actriz, que me pondrían en una lista negra. Tenía una película ya cerrada y decidieron contratar a otra intérprete, y una marca, para la que acababa de firmar una campaña para dos años, decidió abandonarme. Tuve la oportunidad de experimentar en primera persona cómo las instituciones protegen a los hombres acusados de abuso", escribe. Y su carrera no fue lo único que peligró.

"Escribo esto como una mujer que ha tenido que cambiar su número de teléfono de forma semanal por las amenazas de muerte. Casi no salía de mi apartamento, y cuando lo hacía, era perseguida por drones con cámara y por fotógrafos. Sentía que estaba en un juicio por parte de la opinión pública, y que mi vida y mi sustento dependían de innumerables juicios que estaban más allá de mi control". Por eso asegura: "Quiero asegurarme de que todas las mujeres que hablen sobre sus experiencias con la violencia reciban el apoyo que necesitan. Podemos trabajar todos juntos para demandar cambios en las leyes, las reglas y las normas para así enmendar los desequilibrios que han dado forma a nuestras vidas", sentencia.

Las noticias más...