Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Harvey Weinstein se entrega en una comisaría de Nueva York para ser imputado

Va a enfrentar varios cargos por violación y acto sexual criminal

EL PERIÓDICO
25/05/2018

 

Ha llegado la hora de la Justicia, con mayúsculas, para Harvey Weinstein. El productor de cine, al que más de 80 mujeres han acusado de agresión y acoso sexual, se ha entregado a la policía de Nueva York en una comisaría de Manhattan este viernes, poco antes de las 7.30 de la mañana.

Weinstein, de 66 años, ha llegado en un vehículo todoterreno y ha entrado en la comisaría con dos libros y un grueso cuaderno de tapas negras bajo el brazo. Tras ser procesado será trasladado a un tribunal penal de Manhattan, donde se van a presentar cargos formales en su contra, que según ha adelantado la prensa estadounidense derivan de las acusaciones de dos mujeres e incluirán los de violación en primer y tercer grado y uno por acto sexual criminal. Este último deriva de la acusación planteada por Lucía Evans, que en 2004 era una estudiante de 24 años a la que Weinstein obligó a practicarle una felación en su oficina de Miramax.

Según adelanta también la prensa local Weinstein ha pactado de antemano quedar libre tras el pago de una fianza de un millón de dólares. Se colocará un dispositivo electrónico de seguimiento en el tobillo y entregará su pasaporte.

El altavoz de la fama
La imputación de Weinstein llega casi ocho meses después de que 'The New York Times' publicara el 5 de octubre del  año pasado el primer artículo que sacó a la luz décadas de abuso sexual y de poder del productor. Poco después llegaron más revelaciones en 'The New Yorker'. Y se abrieron las compuertas a un torrente de denuncias de mujeres dispuestas a hablar públicamente , que demostraron no solo el patrón de comportamiento de Weinstein como un depredador sexual sino también la estructura de poder y presión que había creado para mantenerlas en silencio y la connivencia de muchos en la industria que le permitieron cometer sus crímenes durante décadas.

El paso adelante dado por actrices como Ashley Judd, Asia Argento, Paz de la Huerta, Mira Sorvino, Gwyneth Paltrow, Angelina Jolie o Salma Hayek ayudó a colocar el foco de la fama sobre el lado más oscuro de la industria. Y dio alas al movimiento #MeToo, que está cambiando la conversación y la acción sobre el acoso sexual más allá de Hollywood.  

Siete meses de investigación
No todas las víctimas eran miembros del star system . Y fue precisamente el relato en 'The New Yorker' de Evans, que era una aspirante a actriz y estudiante cuando Weinstein la forzó, el que llevó a la policía y la fiscalía de Nueva York a abrir la investigación que ha culminado con la imputación ahora. Evans recordó en ese artículo cómo se conocieron en un bar, cómo el productor y sus asistentes empezaron a contactarla para una reunión en las oficinas de Miramax en Tribeca y cómo cuando llegó allí Weinstein la forzó. "Dije una y otra vez no, para, no quiero hacer esto", le contó a Ronan Farrow (que junto a las periodistas del Times Jody Kantor y Megan Twohey ha recibido este año el Pulitzer por su trabajo en el caso). "Es un tipo grande. Pudo más que yo. En cierta forma me rendí".

Los investigadores contactaron a Evans al día siguiente de que se publicara el artículo. Su caso no estaba, como otros, afectado por estatutos de limitaciones que a menudo imposibilitan perseguir a los culpables. Y se puso en marcha el proceso que ha entrado en una nueva fase hoy. "Llega un momento en que tienes que pensar en el bien mayor de la humanidad, de las mujeres", le decía este jueves Evans a Farrow. "Él me quitó mi autoestima y mi poder personal. Sabiendo que puedo recuperarlo, y evitar que le haga esas cosas a otra mujer, no podía dejarlo pasar".   

Las noticias más...
Deshacer Previsualizar antes de guardar Guardar CMS desarrollado por: CMS desarrollado por DiCom Medios, S.L.