+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

ENTREVISTA

José Luis Perales: "Me ven como un tristón, un plasta y un antiguo. ¡Pero no soy así!"

El veterano cantante melódico presenta 'Calma', su nuevo disco, en el Palau de la Música Catalana

 

José Luis Perales, hace unas semanas, en Barcelona. - DANNY CAMINAL

MARTA CERVERA
07/06/2016

José Luis Perales (Castejón, Cuenca, 1945), todo un referente de la canción melódica española, presenta este miércoles 'Calma', su nuevo disco, en el Palau de la Música Catalana. Se le ve tranquilo y feliz. Y está encantado de poder mantener contacto de forma directa con sus fans a través de Facebook, donde tiene dos millones de seguidores.

¿Se ha tomado con calma este nuevo trabajo? Mucha. He pasado tres años y medio sin sacar disco. Lo empecé a escribir tras una gira larga cuando me apetecía ir a un ritmo más pausado. Pero nos ocurre a todos. El mundo entero necesita calma. Hay demasiada tensión y prisas. Apenas hay tiempo para hablar, pensar, pasear o sentarte a ver una puesta de sol.

Un tono melancólico planea en varias canciones. 'El reencuentro', en cambio, es más cinamatográfica. Ese tema es una belleza, habla de un reencuentro feliz, de dos personas que estuvieron enamoradas en el pasado y que se añoran. Creen que se han equivocado de pareja, deben rehacer su vida otra vez. Es de un romántico espléndido.

Para tierna, la pieza dedicada a su nieto en 'Canción para Guillermo'.

Esta es la segunda canción de este estilo tras la que hice para Manuela, en mi anterior disco. Y ahora acaba de llegar Noa, que tiene cuatro meses y tendré que hacerle otra.

¿Este disco es menos triste que el anterior? [Ríe]

¡Pero si no son tristes mis discos! Nostálgicos, tal vez.

Digamos que en 'Calma' hay menos desamor.

Cierto. Pero, por desgracia, el desamor vende mucho. A mí me hace tremendamente feliz este último disco. Hay mucha gente que me considera un personaje triste. Mis amigos más íntimos me dicen que la imagen que doy no tiene nada que ver con lo que soy. Me ven como un tristón, un plasta y un antiguo. ¡Pero no, no soy así!

¿Cómo se grabó?

Yo hice las canciones en mi estudio de Madrid y mi hijo Pablo, que vive en EEUU y estudió producción en Boston, se encargó de los arreglos musicales. Se grabó en Los Ángeles y tienen un sabor especial porque cuenta con un trío de jazz maravilloso que en su época tocó con Sinatra. También colabora una orquesta de cuerdas de Bratislava.

Usted, a diferencia de Isabel Pantoja, vuelve sin necesidad de pasar por el quirófano para retocarse.

Estoy encantado con mi cuerpo, mis ojos y mi cara. No es que me guste mucho pero tampoco me odio. No es machismo, ojo, pero me parece que es bueno que una artista femenina tenga esa preocupación por estar guapa. Los hombres, en general, son distintos.

 

¿Qué le diría ahora a esa artista para quien compuso 'Marinero de luces'?

Le deseo muchísima suerte. Afrontar este momento después de tanto tiempo sin cantar debe ser duro. La gente estará esperándola porque esa mujer tiene una magia especial. Le deseo lo mejor. Lamento lo que le ha ocurrido. Hay gente con cosas mucho más gordas que ella que están en su casa. Pero la justicia es así. A veces acierta, a veces no.

Empezó hace 43 años en la era del vinilo y ahora navega en las redes sociales. ¿Le van?

Me he metido en Facebook. Leo todo y contesto muchas veces a la gente, aunque no se lo creen. Pero soy poco creativo en Internet. Me limito a escribir en mi Facebook y a hacer un 'post' una vez al mes, más o menos.

¿Opina también de temas políticos?

Estoy bastante desencantado. Espero que surja el gran político que resuelva los problemas de una puñetera vez para votarlo. Pero es que no lo encuentro. No hablo de política casi nunca, pero no me importa decir que no voto siempre al mismo casi nunca, a no ser que me convenza. Yo la fidelidad la guardo solo para mi mujer y mis hijos.