Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

A LOS 85 AÑOS

Karl Lagerfeld murió de un cáncer de páncreas

Natasha Fraser-Cavassoni, amiga y colaboradora del modisto, desvela la enfermedad que padecía el diseñador

EL PERIÓDICO
25/02/2019

 

Karl Lagerfeld falleció a causa de un cáncer de páncreas. Así lo ha revelado una íntima amiga del diseñador, la escritora inglesa Natasha Fraser-Cavassoni, que ha publicado una carta en el diario británico 'Daily Mail'. Natasha, que trabajó 18 meses en el estudio de Chanel y forjó una amistad de 30 años con el modisto, desvela la enfermedad que padecía desde hace un tiempo el 'káiser' de la moda y que se había mantenido en un absoluto secreto.El cáncer de páncreas es el más letal: solo un 5% de los pacientes sobreviven más de cinco años tras el diagnóstico, y el 75% no supera el primer año. 

El diseñador falleció la semana pasada a los 85 años en París, en el hospital Americano de Neuilly-sur-Seine, en el que ingresó de urgencia la noche anterior y sus restos fueron incinerados, como era su voluntad. 

"La muerte de Karl Lagerfeld me ha dividido en dos. Mi lado más racional se alivia porque ya no sufre. Karl tuvo cáncer de páncreas, pero mi lado emocional no puede soportar la idea de que nunca volveremos a hablar”, comienza Natasha en su carta. De momento no ha habido confirmación oficial por parte de ninguna de las firmas del modisto - Chanel, Fendi y la suya propia-  del motivo de la fulminante desaparición del creador, cuya ausencia en su último desfile en el Gran Palais de París ya extrañó a todos. Entonces se informó de que el diseñador "se encontraba indispuesto".

En su extensa carta, Natasha reafirma la fama que Lagerfeld tenía de trabajador, constante y minucioso.  Habla de su facete amable pero también del temperamento que siempre ha caracterizado al creador. Pone de ejemplo cuando Lagerfeld entró en cólera porque la modelo alemana Claudia Schiffer no acudió a uno de los espectáculos de Alta Costura en París, o como cuando ella misma había dado detalles de la vida privada del propio diseñador para el libro 'The Beautiful Fall' de Alicia Drake y se mosqueó porque reveló su verdadera edad o su rivalidad histórica con Yves Sain Laurent.

FUNERAL EN NANTERRE

"Siempre lo asociaré con los recuerdos más alegres, como volar con él y su equipo de Chanel para ver las decoraciones navideñas en Hamburgo", señala la escritora, quien asegura que nunca olvidará la presencia del modisto el día de su boda. Natasha Fraser ha escrito varios libros sobre moda y en sus memorias 'After Andy: Adventures in Warhol Land' contó que el cantante de los Rolling Stones, Mike Jagger la sedujo en un yate de lujo cuando ella tenía 17 años y él 37. 

El pasado viernes y sin grandes funaleres, como él quiso, los restos del modisto nacido en Hamburgo fueron incinerados en Mont-Valerine, en Nanterre, por expreso deseo del diseñador. Fue una ceremonia breve e íntima, sin cámaras, a la que no faltaron importantes rostros de la industria como la editora de Vogue Anne Wintour o la que fuera modelo y musa del modista en sus inicios, Inés de la Fressange. También estuvieron la francesa Virginie Viard, que será la sustituta de Lagerfeld al frente de Chanel como directora artística. Y Bernard Arnault, el propietario del grupo de artículos de lujo LVMH, es el hombre más rico de Francia y primero de la Unión Europea.

La familia Grimaldi, muy unida a Lagerled –él tenía casa en Mónaco y acudía al tradicional Baile de la Rosa como un miembro más–también quiso desperdirse de él. Estuvieron Carolina de Mónaco y sus hijos Andrea y Carlota Casiraghi, los tres de riguroso negro. Ellas, por supuestos, vestidas de Chanel.