Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

ENTREVISTA

Laura Pausini: "No quiero estar sola nunca"

La cantante italiana inicia en el Circo Máximo de Roma su gira Hazte sentir. El 17 de octubre presentará su directo en Barcelona y el 18, en Madrid

LUIS MIGUEL MARCO
27/05/2018

 

A Laura Pausini (Faenza, Italia, 1974) te la llevarías a casa. Su voz llega familiar, sin filtros. Como en la tele. Es la primera vez que uno habla con ella y, sin embargo, te hace sentir como si te conociera de toda la vida. "¿Te llamas Luis Miguel? ¡Adoro!..." Dice mucho esa palabra, lo que la hace más adorable todavía. Esta conversación telefónica Barcelona-Roma se produce con motivo de su próxima gira Hazte sentir world tour, que la traerá a Barcelona y Madrid en otoño, el 17 y 18 de octubre. Sus directos se inician el 21 y 22 de julio en un escenario histórico: el Circo Máximo de Roma. 

-Primero, debemos felicitarla ¿no? 44 años recién cumplidos. Tauro.

-Y terca como una mula. Confirmo. 

-¿Por eso se empeñó en tener el disco acabado en cuestión de semanas?

-En dos meses. Es la primera vez en mis 25 años de carrera que me sucede. Por eso también he tenido que cambiar mis planes. Las canciones no pueden esperar a que llegue el momento márketing. Las baladas suceden por algo emocional e íntimo. Y necesito sacarlas fuera.

-¿Su música es tan terapéutica como dicen, doctora Laura?

-Yo nunca sé el alcance que pueden tener las palabras que compongo, aunque también he sentido ese poder con otros músicos que me hicieron explotar de rabia o me hicieron enamorar... Me gusta ser protagonista de la vida de alguien a través de una canción.

-Inicia la gira como una gladiadora. 

-En el Circo Máximo de Roma, sí. Soy la primer mujer que cantará ahí. Imagínate cómo me siento. Ahí no ha cantado mucha gente. Los Rolling Stones y Pink Floyd. Es la ciudad de Roma quien me lo propuso y estoy orgullosa. Y serán dos noches entre esas antiguedades. Para alguien que ha estudiado restauración y quería ser arquitecto es lo más.

-¿Ya tiene cerrado el listado de canciones?

-Estamos ensayando y probando ahora con la banda. El otro dia agregué dos canciones más. El espectáculo que voy a presentar en Roma, visual y musicalmente, será idéntico a lo que verán en Madrid y Barcelona en octubre, cantado en español obviamente. Voy a viajar con el mismo 'show' en todo el mundo. La última vez tuve que cancelar en España por una traqueítis, así que es mi reencuentro después de cinco o seis años sin cantar en vivo.

-¿Me parece a mí o es su disco más bailable? 

-Lo es. Y se debe a que el año pasado estuve viviendo en Miami con mi hija y mi marido y allí no se oyen baladas en las emisoras de radio, todo son ritmos latinos, hace sol siempre... y ahí compuse algunas letras. Aunque las más profundas surgieron en casa, en Roma.

-Son 14 canciones con un trasfondo real. Explíquese.

-Son 14 historias verdaderas en las que los protagonistas tienen que hacer una elección. No son todas autobiográficas, pero cuando las canto trato de ser la voz de ese protagonista, trato de comprender por qué tomo esa decisión.

-Dedicado, dice, a las personas con miedo a expresar cómo son realmente. ¿Hay mucha máscara puesta? Lo dice también como jurado en programas como 'La voz' y ahora 'Factor X'. 

-Desafortunadamente, estoy convencida de eso. Yo también era así cuando era más joven. Por suerte no lo era cuando cantaba, porque ahí es donde me he sentido más libre. En mis relaciones, y tampoco han sido tantas, yo trataba de acercarme a la imagen que ellos querían ver, no a quien en realidad era yo. Y cuando seguía mi instinto, me regañaban y me decían que no les gustaba. Y eso no es amor ni respeto. Si no te gusto, adiós. Seguir el criterio de los otros es un error. Y una pérdida de tiempo.

-Intentar imitar a un cantante famoso, también.

-Claro. Lo he visto como jurado en varios países. La diferencia es la que marca la personalidad. No hay que desperdiciar años en tratar de ser quien no eres. El otro día Miguel Bosé me mandó un mensaje en este sentido. Decía que pasamos tantas horas durmiendo, tantas conduciendo... que no tenemos tantas horas para ser uno mismo. 

-Pero sentirse amado en la esencia de nuestra vida.

-Sí. Y así es como yo me siento más completa, más feliz.

-Lleva 13 años con Paolo Carta. ¿La fórmula?

-Nosotros hemos encontrado nuestro equilibrio. Aunque viajamos juntos, comemos juntos y trabajamos juntos, hemos peleado por tonterías cuatro o cinco veces. Él es mi opuesto, obviamente. Es un hombre 10 años mayor que yo –y está estupendo, ya te lo digo–; un hombre que ha cumplido sus sueños antes de conocerme y me deja ser muy libre, muy como soy yo. Por eso también he titulado este disco 'Hazte sentir'. En mi vida diaria, y en mi faceta más íntima, soy libre de hacer lo que yo quiera sin darle cuentas a nadie. Y aunque no estemos de acuerdo en ciertas cosas, no me siento en el deber de cambiarlas. Ese es, creo, nuestro secreto.

-¿Las redes sociales han enrederado el amor?

-Sí. Mucho. De alguna manera pueden haberlo ayudado, pero también hacen que la gente se esté exponiendo y juzgando todo el tiempo, escondidos detrás de un perfil. Insisto en lo de antes: nos hacen perder mucho tiempo.

-De eso escribía en su cuenta de Instagram, a propósito de su cumpleaños.

-Debo decirte que no estoy contenta de haber cumplido 44 años. Me rompe. Estoy contenta de haber sido madre, de haber tenido una carrera que jamás imaginé. Pero es verdad, creo que el tiempo va a destiempo y si no lo atrapas, se escapa. Es de una vieja canción mía, 'Sino a ti', y lo suscribo.

-Su hija, Paola, por lo que contó en 'Chester', fue un sueño muy deseado.

-Sí. Fíjate: tiene ya dos pasaportes y yo no tuve el primero hasta los 18 años, cuando gané en San Remo. Ella viaja con nosotros, pero en septiembre empieza primaria, así que estamos viendo cómo nos organizamos, porque no es tan fácil. Más de dos días, tres, sin ella no soy capaz. Creo que saldré de gira durante las vacaciones escolares (ríe).

-¿Qué recuerda de aquella niña que, con 8 años, en Bolonia, le pidió como regalo de cumpleaños a su padre cantar con él en un piano bar?

-Como no había redes sociales todavía, era feliz con cualquier cosa, con mi muñeca, y cantaba todo el día, eso sí. Vivíamos en un pueblo pequeño y el ambiente era alegre y feliz. Recuerdo que preguntaba mucho a las monjas y abría siempre los cajones allí donde iba. Siempre fui muy curiosa, y lo sigo siendo, aunque ahora ya no abro cajones. 

-Y ve cosas de usted en su hija.

-Físicamente es más parecida a mi marido, pero el carácter es el mío. Es extrovertida, habla mucho y le gusta todo lo artístico. Pinta, maquilla, hace coreografías, dibuja... es normal, ¿no? Con una madre cantante, un padre guitarrista, un abuelo cantante de piano bar... De los tres hermanos mayores de su papá, uno toca el piano forte, otro es DJ y el tercero es actor... Es una vida de sueño.

-¿Se siente querida en España?

-Es increíble lo que me ocurre. La gente me mira diferente. Se acercan y me hablan como a una amiga. Y eso es, supongo, por las tonterías que hago y digo en televisión. Yo amo esto. Porque la primera canción que yo canté se llamaba 'La soledad' y es lo que más miedo me ha dado siempre. No quiero estar sola nunca.

Las noticias más...
Deshacer Previsualizar antes de guardar Guardar CMS desarrollado por: CMS desarrollado por DiCom Medios, S.L.