+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

PROGRAMA EDUCATIVO

La mujer entra en el 'Barrio Sésamo' de Afganistán

La primera marioneta femenina aparece el la versión afgana del popular programa infantil

 

La titiritera Raziya Nazari prepara a la marioneta Zari para la versión de 'Barrio Sésamo' en Afganistán. - WAKIL KOHSAR

EL PERIÓDICO / AGENCIAS
15/04/2016

"¡Aquí está Zari!", exclama la titiritera Mansoora Shirzad. Y ahí está: con el rostro morado y sus trenzas cuidadosamente cubiertas con un velo, aparece Zari, al primera marioneta femenina de la versión afgana de 'Sesame Street' ('Barrio Sésamo' en España), un ya mítico y archipremiado programa infantil que nació en EEUU en 1969 y que busca ayudar a los niños en su educación primaria. Y esta primera fase de la educación pasa en Afganistán por algo tan básico como complicado: recuperar la confianza de las pequeñas mujeres afganas.

"Queremos entretener a los niños, pero también educarlos", explica a la agencia AFP Shirzad, en el estudio de Kabul donde el programa se graba para su emisión en el canal Tolo. A la joven titiritera, de 23 años, le brillan los ojos cuando habla del personaje que manipula, lo cual no deja de ser muy apropiado, ya que Zari significa chispa, en dari y pashto, los dos idiomas oficiales de Afganistán. La marioneta de Zari encarna a una niña afgana de unos seis años, y acaba de debutar en la quinta temporada de 'Baghch-e-Simsim' ('Jardín de Sésamo'), que es como se denomina el programa en aquel país.

Al igual que en las versiones que existen en los principales países del mundo de 'Sesame Street', este espacio tiene como principal finalidad ayudar a enseñar a los niños, a ejemplificarles la importancia que tiene la educación y el respeto hacia los demás. Y esa es la misión de Zari. "Traerá más fuerza al tema y nos permitirá ofrecer mejor este mensaje", afirma una esperanzada Mansoora Shirzad.

Esta marioneta esta especialmente pensada y dirigida a las niñas que empiezan su formación escolar, y las guía y aconseja en temas como la práctica del deporte, cómo saludar a sus amigos con la fórmula tradicional islámica "Asalaam Alaikum" (La paz sea contigo) o, también, qué hay que estudiar para poder llegar a ser médico.

Para una sociedad occidental, ese tipo de mensajes o consejos pueden parecer triviales, pero no en Afganistán: hay que recordar que, bajo el salvaje régimen fundamentalista talibán que sufrió el país entre 1996 y el 2001, las niñas tenían prohibido acceso a la educación.

Esto ha provocado que, hoy en día, cuando la mujer afgana ya puede estudiar para ser maestra o piloto, haya millones de ellas que no saben leer ni escribir. La tasa de alfabetización de las mujeres en Afganistán es del 24%, contra 52% para los hombres. Y como señaló en el 2013 el instituto noruego Christian Michelsen (grupo de investigación sobre los Derechos Humanos), "solo el 21% de las niñas afganas terminan la escuela primaria, debido a las barreras culturales, como el matrimonio precoz o la falta de maestros".

Ante esta dramática realidad del presente está la esperanza del futuro que encarna Shirzad. "Me encanta manejar Zari, me divierte enormemente. Me olvido de todos mis problemas", afirma la joven que, además de ser titiritera, estudia en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Kabul.

Zari, que apareció en debutó en televisión el pasado 7 de abril, es el primer personaje totalmente afgano del programa, y su imagen se inspira en la vestimenta tradicional de las mujer afgana joven. Eso sí, en los tres episodios emitidos hasta el momento, siempre aparece con un velo multicolor sobre sus trenzas, que se cruzan en su frente.

El programa, que tiene una duración de 30 minutos por episodio y estáfinanciado en parte por el gobierno de EEUU, dedica una parte de su tiempo a representar la vida cotidiana de los afganos, aunque también ha cogido ideas y secciones de otras versiones de este espacio que se emiten en otros países de su órbita cultural.

'El jardín de Sésamo' ya goza de gran popularidad entre los más jóvenes telespectadores afganos, según asegura Sanjer Massoud, director de la cadena Tolo. "La televisión es algo esencial en nuestra sociedad, y nos permite educar fácilmente los niños" -explica el directivo a la agencia AFP-. 'Sesame Street' ya tiene una gran experiencia y un éxito demostrado en todo el mundo, y aquí, en Afganistán, también lo está consiguiendo en las cuatro temporadas que lleva en antena.

"Ser una chica en Afganistán puede ser muy difícil -reconoce Massoud-. Las niñas sufren muchas restricciones, y es por eso que elegimos un personaje femenino. Queríamos mostrar que las niñas pueden hacerlo todo tan bien como los niños. Y niños y niñas juegan un papel esencial en la promoción de la educación".