+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

DE UTAH A SUDÁFRICA

Una niña cazadora recibe un alud de críticas en las redes

Con solo 12 años viaja con su familia por todo el mundo cazando distintas especies

 

Aryanna Gourdin junto a una de sus presas, una jirafa - FACEBOOK

Aryanna Gourdin junto a su padre un dia de caza - FACEBOOK

EL PERIÓDICO
23/08/2016

Se podría decir que la estadounidense Aryanna Gourdin no tiene una adolescencia convencional. Y es que con solo 12 años se dedica a viajar por el mundo junto a su familia para satisfacer la afición que tienen en común: la caza.

Hace dos semanas, esta joven de Utah provocó todo tipo de reacciones en las redes al colgar en Facebook algunas fotografías donde se la podía ver junto a sus presas.

Las fotografías eran de un viaje que había hecho a Sudáfrica con su padre, donde capturó a una jirafa y a una zebra, junto a las cualesposaba sonriente para la cámara.

UNA DISCULPA ENTRE DIENTES

A pesar de haber recibido una alud de críticas en las redes sociales, la joven afirma que los comentarios no le afectan y que tampoco afectarán a su afición.

Así se reafirmó en el programa 'Good Morning America' de la cadena ABC: "Es algo que aprecio y disfruto, y quiero que la gente vea lo que he experimentado", expresaba, añadiendo, además, que la carne de los animales que había cazado se usaría para alimentar a 800 niños huérfanos durante un mes.

A pesar de ello, Aryanna se vio obligada a pedir disculpas por haber ofendido la sensibilidad de algunas personas con las fotos, a pesar de que su progenitor, Eli Gourdin, afirmaba que "son unos cazadores orgullosos y nunca pedirán disculpas".

NO ES LA PRIMERA

Este caso nos recuerda al de Walter James Palmer, un dentista de 50 años residente en Minneápolis que pagó 50.000 dólares por matar a Cécil, un león que vivía en el Parque Natural de Hwange.

Él y su guía, Theo Bronkhorst, le dispararon y durante dos días le siguieron mientras el animal vagaba herido. Una vez Cécil quedó agotado, le desollaron y le cortaron la cabeza.

Palmer nunca fue penalizado por los juzgados de Zimbabue ya que, según el fiscal general, tenía todos los papeles en orden.