Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

No habrá D&G sin Dolce y Gabbana

"No quiero que un diseñador japonés empiece a diseñar Dolce & Gabbana", aseguran los creativos

EL PERIÓDICO
30/04/2018

 

Domenico Dolce y Stefano Gabbana, auténticos embajadores italianos, llevan días exhibiendo músculo y llevando todo su poderío al otro lado del charco. Han estado en el Rockefeller Center de Nueva York, donde ofrecieron su desfile Alta moda, una puesta en escena donde no faltó el modelo fetiche David Gandy y que reunió a un buen número de celebridades de diverso pelaje, desde Catherine Zeta-Jones y su hija Carys a Chantal Miller y su esposo Pablo de Grecia y donde los clientes pudieron hacer sus pedidos a golpe de foto y wasap.

 

Los diseñadores saltaron después hasta el distrito del diseño de Miami , con otra fiesta con orquesta de música latina y esos modelos 'millenial' que copan sus imágenes publicitarias. La promoción siguió después a la Ciudad de México, con un desfile dentro del Museu Soumaya que contó con la presencia de Sophia Loren. Accciones de una de las firmas de moda de lujo más identificables del mundo. Y que acabará cuando ellos no estén. 

Y es que el dúo creativo lo ha dejado bien claro en una entrevista reciente con el diario italiano Il Corriere della Sera. No habrá más Dolce & Gabbana cuando ellos no estén. "Una vez estemos muertos, estaremos muertos", indicó el milanés Stefano Gabbana, el más alto de los dos. Y fue muy gráfico: "No quiero que un diseñador japonés empiece a diseñar Dolce & Gabbana", zanjó. El siciliano Doménico Dolce asentía a su lado. La última vez que salgan a saludar al final de un desfile, –"y esperamos que sea todavía dentro de varias décadas", dijeron–, será realmente la última vez que la marca salga a la pasarela. No habrá D&G sin Dolce y Gabbana.

La pareja creativa ha querido acallar así especulaciones sobre el futuro de la compañía que ambos fundaron en Milán en el 1985, cuando ofrecieron una primera colección llamada  'Donna Donna'. Y han querido lanzar un aviso a futuros interesados en hacerse con su logo. "Hemos rechazado todas las ofertas de compra que nos han hecho. Uno puede tener mucho dinero, pero si no eres libre. ¿de qué sirve?, ¿qué haces con ello? No te vayas al cementerio en un ataúd lleno de dinero. Ve sin problemas", apuntó Dolce. 

El lujo de concentra 
Y es que la concentración de las firmas del lujo en gigantes como los grupos LVMH, Richemont o Kering deja poco margen de maniobra. Los diseñadores italianos quizá estaban pensado en Lanvin, adquirida el pasado febrero por un conglomerado chino tras dar tumbos con sus últimas colecciones a manos de una empresaria taiwanesa y un inversor belga, con pérdidas y sin hacer frente a las nóminas. O, como apuntaba recientemente ' The Fashion Law', no quieran seguir el camino de sus compatriotas Fiorucci y Bally, en mano también de compañías asiáticas.

Domenico Dolce y Stefano Gabbana tiene presente qué ha sido de Alexander McQueen tras él. O qué ha sido de Christian Lacroix o las idas y vueltas de Jil Sander, del limbo de Gianfranco Ferré. Y es que pocas marcas han sobrevivido a la pérdida de sus creadores originales con las cuentas oxigenadas: YSL, Chanel, Dior y Gucci serían la excepción.  

Proteger un imperio
Por eso la pareja de modistos ha creado un fideicomiso que ninguno de ellos puede tocar por cuenta propia y proteger así un imperio que facturó el año pasado 1.300 millones de euros y que se mantiene como uno de los 10 grupos más fuertes de la moda italiana. "Hemos creado una confianza que nadie puede tocar", señaló Gabbana en Il Corriere della Sera. Al margen de los números, se muentran satisfechos de haber creado un estilo propio, ese luxury made in Italy, que para ellos va más allá de las tendencias. 

En la entrevista, además, puntualizan que empezaron a trabajar juntos y luego se enamoraron y no al revés. Y que aunque el amor se acabó hace tiempo, son los mejores amigos. Y para demostrarlo, Gabbana puso otro ejemplo muy gráfico. "Tengo una casa junto al mar y la habitación más grande es suya. Él tiene una casa en Nueva York y la mejor habitación es la mía". 

Las noticias más...
Deshacer Previsualizar antes de guardar Guardar CMS desarrollado por: CMS desarrollado por DiCom Medios, S.L.