+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

DIVORCIO MEDIÁTICO

La ruptura de 'Brangelina' abre la batalla por la custodia

Brad Pitt no quiere que los niños se queden a vivir únicamente con su madre

 

Brad Pitt y Angelina Jolie, en mayo del 2007. - REUTERS / JEAN-PAUL PELISSIER

RICARDO MIR DE FRANCIA / WASHINGTON
21/09/2016

La ruptura entre Angelina Jolie y Brad Pitt era desde hace tiempo la comidilla de los tabloides, pero no fue hasta este martes cuando tomó forma, al hacerse pública la demanda de divorcio presentada por la actriz, una información que dejó durante horas en segundo plano las discusiones en Naciones Unidas para abordar el drama de los refugiados o la tregua en Siria. Con la separación confirmada, se abre un nuevo capítulo en la historia de 'Brangelina': la presumible batalla por la custodia de sus seis hijos. Jolie quiere quedarse con ellos, aunque está dispuesta a que el padre participe en las decisiones importantes sobre su futuro y obtenga un régimen de visitas para pasar tiempo con los niños. No tan rápido, claman fuentes del entorno de Pitt. 

UNA FORTUNA DE 500 MILLONES DE DÓLARES

En juego está también la fortuna de la pareja más envidiada de Hollywood, una fortuna estimada en unos 500 millones de dólares. Solo en los dos años transcurridos desde que se subieron al altar en la Provenza francesa, la revista 'Forbes' calcula que habrían ingresado conjuntamente 117 millones. La mayor parte los generó el actor de 'Ocean's Eleven' que, además de actuar, es copropietario de la productora 'Plan B', de la que han salido taquillazos como 'Guerra mundial Z', '12 años de esclavitud' o 'La gran apuesta'. El matrimonio tiene también un imperio inmobiliario, que incluye la casa familiar de Los Feliz en Los Ángeles, con seis habitaciones y siete baños, valorada en casi 7 millones; el Chateu Miraval, una mansión rústica en la campiña francesa; otra casita de 6,5 millones en el barrio francés de Nueva Orleans, un apartamento en Manhattan o una casa tradicional en Camboya, donde Angelina acaba de rodar su última película sobre las atrocidades de los jemeres rojos: 'First They Killed My Father'. 

Los expertos consideran, sin embargo, que el reparto de bienes no debería ser demasiado problemático: generalmente, las estrellas y los millonarios firman acuerdos prematrimoniales, donde se estipula el reparto en caso de ruptura, o negocian acuerdos extrajudiciales para ahorrarse la atención de la prensa y el desgaste de un prolongado litigio. "Me sorprendería si no hay algún tipo de acuerdo prematrimonial", le ha dicho a la revista 'People',Jaqueline Newman, abogada especializada en divorcios multimillonarios. Me parece que los aspectos financieros del divorcio no serán demasiado difíciles". 

LOS HIJOS DE LA PAREJA

Otra cosa es la custodia de Maddox (15 años), Pax (12), Zahara (11), Shiloh (10) y los mellizos de 8, Knox y Vivienne. En la demanda, la madre ha reclamado enteramente para ella la custodia física, aunque incluiría un régimen de visitas para el padre. La custodia legal sería compartida.

"Eso no va a pasar de ninguna manera", le ha dicho a la revista 'on line' 'TMZ' una fuente cercana a Brad Pitt. Esas mismas fuentes aseguran que, si bien el actor considera que ella es una "madre estupenda" y no quiere hacerle daño durante el divorcio, está dispuesto a batallar para conseguir la custodia física compartida de los niños. 

En el litigio, ella podría tener a su favor la presunta afición del actor a beber y fumar marihuana, uno de los motivos que, según algunas especulaciones, habría llevado a Jolie a pedir el divorcio, a pesar de que el catálogo de excesos de juventud de la actriz es antológico. Pitt ha reconocido en varias ocasiones su gusto por la 'maría', aunque en una entrevista del 2009 con Bill Maher dijo que había dejado de fumar. "Ahora soy papá. Tengo que estar alerta". 

Pero un experto consultado por 'The Guardian' sostiene que en California el abuso de marihuana no tiene consecuencias directas en la resolución de los divorcios. "Mi conclusión es que estas supuestas alegaciones tienen más que ver con las relaciones públicas que con otra cosa", le ha dicho el abogado Daniel Beck al diario británico.