+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

INCIDENTE EN MANHATTAN

Una salida de Weinstein a un bar de Nueva York acaba en escándalo

Una actriz cómica y varias asistentes delataron e increparon al locutor antes de ser expulsadas del local

 

Harvey Weinstein, en una comparecencia judicial en octubre del 2018. - AP (POOL NEW YORK POST)

25/10/2019

Harvey Weinstein, acusado de múltiples asaltos sexuales y paria del movimiento #MeToo, ¿puede ir a un bar sin que se forme escándalo? Una salida esta semana en Manhattan provocó que muchas mujeres lo insultaran antes de ser expulsadas del local.

Según varios vídeos y testimonios publicados desde el jueves por la noche en las redes sociales, el productor de cine caído en desgracia asistió el miércoles a un local de monólogos en Manhattan, cuando la actriz que estaba en el escenario lo puso a prueba. "Soy una actriz cómica (...) Nuestro trabajo es decir lo que no se dice", dijo Kelly Bachman en referencia a la presencia de Weinstein, según un vídeo de ella que se ha convertido en viral. "No sabía que teníamos que traer nuestros aerosoles de pimienta y nuestros silbatos contra las agresiones", continuó, antes de confesar que había sido víctima de una violación e insultar a todos los violadores.

Algunos de los asistentes abuchearon sus comentarios, mientras que otros, por el contrario, aplaudieron. Zoe Stuckless contó en Facebook esa noche "surrealista" y publicó un vídeo de ella gritando a Weinstein. "¿Nadie va a decir nada, estoy a un metro de un violador y nadie dice nada?".

Amber Rollo, una amiga de Kelly Bachman que admitió haber tratado a Weinstein como un "monstruo" en su cuenta de Twitter, también dijo que fue expulsada. El bar en cuestión, vilipendiado por muchos en las redes sociales, publicó un mensaje en Facebook rechazando su responsabilidad y achacó la presencia del productor a los organizadores de esa fiesta privada, que tenían "su propia lista de invitados".

La organizadora, Alexandra LaLiberte, emitió un comunicado diciendo sentirse "profundamente entristecida" y disculpándose porque algunas personas "se sintieron amenazadas" por la presencia de Weinstein.

Uno de los portavoces de Weinstein, que se encuentra en libertad condicional en Nueva York en espera de juicio el 6 de enero, explicó que el incidente fue "grosero" y un ejemplo de cómo se pisotean "los derechos como acusado" del productor.