La Crónica de Badajoz | Jueves, 14 de noviembre de 2019

9:27 h. PSICOLOGÍA

Cómo tratar con personas negativas en tu vida

La negatividad es uno de los factores principales que predisponen a la tristeza y la baja energía

Ángel Rull 26/12/2018

A diario nos relacionamos con multitud de personas que tienen una influencia directa sobre nosotros, ya sea en nuestro lugar de trabajo, dentro de la familia o en nuestros círculos sociales. Estas personan tienen el poder de hacernos sentir bien o bajarnos la energía, especialmente si estamos frente a una persona muy negativa. Esta negatividad termina contagiándonos, afectando a nuestra autoestima y a nuestro estado de ánimo, marcando cómo va a desarrollarse el resto del día.

Saber cómo lidiar con personas negativas en nuestro día a día, tanto fuera como dentro de nuestro hogar, nos ayudará a no mimetizarnos con sus emociones y poder mantener la energía en un nivel óptimo sin que condicionen cómo tendremos nuestra jornada.

Síntomas negativos

Ser conscientes de que la persona que tenemos delante es negativa o positiva, nos permitirá decidir cómo nos enfrentamos a ello. Para ello, debemos fijarnos en una serie de rasgos característicos que marcan el polo en el que se encuentra cada persona.

¿Qué rasgos podemos ver en una persona negativa?

Convive con la negatividad

Las personas negativas tienen la capacidad de afectar directamente a tu nivel de felicidad y bienestar. Acaban por no aportarte nunca cosas positivas. Tal vez no sea siempre posible alejarse de ese tipo de personas y hay que buscar formas de lidiar con ello y que no afecten a tu calidad de vida.

A través de las siguientes pautas, podrás tratar con las personas negativas que hay en tu vida:

1. Foco en lo positivo

La persona negativa está acostumbrada a que su mirada va dirigida únicamente a todas las cosas malas, no solo de los demás, sino también de uno mismo. De forma natural, dirige las conversaciones hacia esas cosas positivas. Es posible que sientan desconcierto, pero la situación cambiará de tono.

2. Reparte responsabilidad

Si eres tú el que está hablando con esa persona y no hay nadie alrededor, toda la atención irá dirigida a ti. Busca estar con más personas a la vez, que puedan ayudarte a lidiar con ellos, repartiendo la responsabilidad y evitando que solo disminuya tu energía.

3. Responsable de ti mismo

Hay una línea clara que separa lo que ellos sienten de lo que tú sientes. Eres únicamente responsable de tus acciones y de tus palabras. Son los demás los que deben ser consecuentes con sus emociones. Por eso, no te involucres en intentar agradar al negativo o hacer que se sienta mejor. No siempre está en nuestra mano.

4. Toma distancia

Siempre que te sea posible, aunque sea temporalmente, toma distancia. Unos minutos o unas horas para oxigenarte y recargar las pilas.

5. No entres en discusiones

Las personas negativas también necesitan saber que tienen la razón y es normal que entren en discusiones donde quieran defender sus opiniones y sus puntos de vista. Evita siempre estas discusiones.

Una vez que asumimos que nuestro círculo cercano no siempre es sano, podremos emplear estrategias que nos permitan mejorar la convivencia y lograr que no nos afecte sustancialmente su patrón de pensamiento y comportamiento. Con estas pautas podremos lograr vivir sin que nadie nos reste energía, volviendo el bienestar a su punto óptimo.