La Crónica de Badajoz | Lunes, 21 de octubre de 2019

NAVALVILLAR DE PELA 3 la también carrera de san antón se celebrará el próximo 16 de enero

La Encamisá se promocionará por primera vez en la feria de turismo

En la fiesta participarán 1.200 jinetes y se espera a 9.000 personas. Se prepararán entre 26.000 y 30.000 biñuelos y se beberán 3.500 litros de vino

EFE prov-badajoz@extremadura.elperiodico.com BADAJOZ 09/01/2019

L a Fiesta de Interés Turístico Regional de la Encamisá o Carrera de San Antón de Navalvillar de Pela, que se celebrará el próximo 16 de enero, estará presente por vez primera en la Feria Internacional de Turismo (Fitur) de Madrid. Tras la masiva aceptación que tuvo la representación en Fuenlabrada el pasado mes de septiembre, la participación en la feria de turismo es una de las novedades para esta edición, junto con el estreno de un mural artístico de unos 300 metros cuadrados, creado por el artista local David Carrasco, frente al edificio consistorial.

Este mural contiene dibujos en los que se contemplan las escenas de esta peculiar fiesta como son los caballos, la vestimenta típica con la que van ataviados los peleños o el fuego.

La fiesta de la Encamisá del 2019 fue presentada ayer por el alcalde de la localidad, Francisco Javier Fernández; el diputado delegado del Patronato Provincial de Turismo, Lorenzo Molina, y el nuevo mayordomo, Sergio Entonado. Este último explicó que este año al caer el día 16 en miércoles, la fiesta contará con unos 1.200 caballos con sus jinetes, 9.000 personas y se realizarán entre 26.000 y 30.000 piezas de biñuelos y se repartirán 3.500 litros de vino.

La fiesta comenzó el día de Reyes con la bajada del santo de la ermita y, desde entonces, hasta el día 16 de febrero se realiza la carrera a las 08.00 y 17.00 horas con la tamborilera, que este año es María José Baviano, de 11 años. Ya el propio día de la celebración, tras recoger la leña para hacer las hogueras, habrá un desfile de cabezudos, una bendición y, a las 20.00 horas, se llevará a cabo la Encamisá, que consiste en dar tres vueltas a un recorrido de 1,2 kilómetros con los caballos y a pie al ritmo del tambor y al finalizar entregan biñuelos y puros. En la carrera se representa la leyenda de cómo los lugareños encendieron hogueras para proyectar sombras e hicieron ruido para ahuyentar a los árabes que pretendían atacarles.