La Cr?nica de Badajoz | Martes, 19 de marzo de 2019

en positivo

Ha pasado un año

ANTONIO GARCÍA SALAS Economista 10/01/2019

Me gusta la frase de Bill Gates sobre que «sobrevaloramos lo que se puede hacer en un año y minusvaloramos lo que se puede hacer en diez». Hace un año desarrollé en esta columna diez retos para Badajoz para el año 2018. Eran retos muy concretos, todos estaban anunciados desde hacía tiempo y prácticamente solo faltaba iniciar su ejecución. Abarcaban diez áreas claves: la Eurobec, conexiones de transportes, la Alcazaba, las murallas, el Guadiana, el Hospital Provincial, el Casco Antiguo, el museo de las ciencias, plataforma logística y empleo.

Decían algunos que si se hiciese la mitad de la mitad de lo que proponía para el pasado año la ciudad parecería otra. Ha pasado un año y repasando las propuestas vemos que muchas se han cumplido, algunas están ejecutándose y se han realizado otras no previstas, pero parece que nada ha cambiado. La ciudad cambia permanentemente y en el día a día no lo apreciamos, pero cada cambio se acumula al anterior y en unos se transforma. Lo que ocurra este año que iniciamos se irá acumulando para hacer nuevos cambios de gran dimensión.

Si miramos al río Guadiana, el pasado año no estaba abierto el paseo de la margen izquierda y ya se ha incorporado a la normalidad como si siempre hubiera estado. Si la mirada la extendemos a diez años atrás la trasformación del río ha sido inmensa. Si imaginamos diez años a futuro los cambios pueden ser aún mayores.

En la Alcazaba este año se finalizó la rehabilitación de las torres, se inició la de las murallas de la plaza de San José, se derribó la torreta de electricidad, se han mejorado algunos accesos y sobre todo se han limpiado las laderas, con lo que ha mejorado su visibilidad, lo que ya vemos con normalidad.

Si miramos diez años atrás, la transformación ha sido importante y deberíamos imaginar en los próximos diez años una Alcazaba con un yacimiento arqueológico en condiciones de ser presentada a Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Lo mismo podríamos decir de las murallas, la plataforma logística, el Hospital Provincial, las conexiones,… tenemos por delante muchos retos de gran calado, que en los próximos días iré tratando en esta columna. Un año pasa muy rápido, y se pueden hacer cosas, pero en diez años se puede transformar la ciudad.