+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

Crisis sanitaria

Unos 4.000 prisioneros saldrán de la cárcel en el Reino Unido para frenar la epidemia en las prisiones

Las reclusas embarazadas también llograrán la libertad anticipada "en cuestión de días"

 

El primer ministro británico, Boris Johnson, participa desde su confinamiento en una reunión con su equipo - DOWNING STREET (AP)

BEGOÑA ARCE
05/04/2020

Varios miles de presos, condenados por delitos menores, van a salir de las cárceles de Inglaterra y Gales a fin de prevenir una catastrófica expansión del coronavirus en los atestados recintos penitenciarios británicos. Unos 4.000 reclusos podrán beneficiarse de la medida anunciada por el Gobierno. Los condenados de "bajo riesgo" que sean seleccionados deberán llevar en todo momento una tobillera electrónica de seguimiento y podrán volver a ser encarcelados en caso de cualquier incidente.

De acuerdo con el ministerio de Justicia, los beneficiados deberán haber cumplido al menos la mitad de la condena. Quedarán excluidos criminales peligrosos, agresores sexuales, cualquiera que sea un riesgo para la seguridad nacional, o para niños y menores, así como los condenados por delitos relacionados con el coronavirus, como toser a propósito a trabajadores en los servicios de emergencia, o haber robado material de protección sanitario. Tampoco serán liberados convictos con síntomas de contagio.

Presas embarazadas

El ministro de Justicia, Robert Buckland, ha explicado que "la situación actual no tiene precedentes" y "si el coronavirus aumenta en nuestras prisiones, la sanidad pública se puede ver desbordada, poniendo en peligro más vidas". La legislación para estas nuevas medidas se presentará el lunes. Esta semana Buckland había anunciado la liberación temporal "en cuestión de días" de las presas embarazadas, para proteger a la madre y el bebé.

Desde que comenzó la epidemia ha habido repetidas advertencias de los expertos científicos sobre el potencial foco de infección que suponen las prisiones, con un hacinamiento permanente y los presos compartiendo celdas. El domingo, en la conferencia de prensa informativa que cada día da el Gobierno, una de los principales responsables del servicio médico para Inglaterra, Jenny Harries, indicó que las pruebas del coronavirus en las cárceles ha sido siempre una prioridad, al igual que los geriátricos. Harries precisó, sin embargo, que no todo el mundo será sometido al test. Hasta el momento 88 prisioneros y 15 miembros del personal penitenciario han dado positivo.