+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

Alemania avisa al Reino Unido de que no habrá negociaciones informales

El gesto de Berlín es un duro revés a los líderes británicos, que quieren esperar para solicitar formalmente la salida de la UE

 

El rostro de la cancillera alemana, Angela Merkel, muestra su decepción ante el resultado del referéndum. - HANNIBAL HANSCHKE

CARLES PLANAS BOU
27/06/2016

Alemania responde al 'brexit' con contundencia. La primera potencia económica europea ha asegurado que no habrá ninguna negociación informal sobre la marcha del Reino Unido de la Unión Europea hasta que los líderes británicos no presenten formalmente su intención. Así lo ha afirmado el portavoz de la cancillera alemana Angela Merkel, Steffen Seibert. “Si su Gobierno necesita más tiempo para hacerlo los respetamos, pero no habrá negociación antes”, ha remarcado.

La posición de Berlín supone un duro revés para las intenciones de los partidarios británicos del adiós a la UE, encabezados por el conservador Boris Johnson y el líder del populista UKIP Nigel Farage, que ya han mostrado su voluntad de negociar con Bruselas las condiciones del divorcio antes de invocar el artículo 50 del tratado de Lisboa. Así pues, se produce un choque entre la UE, que quiere que el adiós se efectúe los más rápido posible, y el Reino Unido, que pide tiempo para acordar.

MERKEL MARCA EL CAMINO


Las declaraciones llegan mientras Merkel se encuentra reunida en Berlín con el presidente francés François Hollande y elprimer ministro italiano Matteo Renzi para empezar a establecer una línea conjunta consensuada por las potencias europeas de cara al consejo que mañana se celebra en Bruselas, el primero desde el adiós británico, que demuestre la solidez y consistencia del proyecto comunitario. En el encuentro, alejado de los focos mediáticos, también ha participado el presidente del Consejo Europeo (CE) Donald Tusk, quien en su día ya advirtió que “lo que no te mata te hace más fuerte”.

Alemania quiere seguir liderando la nueva Unión Europea (UE) pero no quiere hacerlo sola. Tras la decisión del Reino Unido, su mayor aliado en la doctrina económica de austeridad, de abandonar el proyecto comunitario, la cancillera Angela Merkel ha puesto en marcha toda la maquinaria diplomática para tejer el futuro de los 27. Por eso se ha reunido por segunda vez en tan sólo tres días con los líderes de las principales potencias económicas de la Eurozona, Francia e Italia.

EUROPA MÁS FLEXIBLE


Merkel quiere así volver a tomar las riendas de la situación como ya hizo durante la crisis de la deuda, pero ahora acompañada. Con el “triste” adiós de su principal socio comercial, Alemania ha resucitado el eje francoalemán para encabezar la reformulación del proyecto europeo. Según informó este domingo el diario Frankfurter Allgemeine, Berlín y París trabajan en un documento de trabajo que aboga por una nueva Unión Europea más “flexible” que daría un mayor margen de libertad a los estados miembro para que decidan en qué ámbitos quieren una mayor integración comunitaria.

Con este gesto se prende dar una doble señal. La primera, a nivel europeo, apunta a una modificación de la unión para hacerla más ágil, menos burocrática y más atractiva para aquellos países que no desean una integración completa. Eso permitiría tener una Europa a distintas velocidades, más personalizada a los intereses de cada Estado. Una UE parecida a la que el premier británico David Cameron dibujó antes de perder el referéndum sobre el Brexit.

UNA UE "FLEXIBLE"


La segunda, más centrada en la política nacional, pretende dar respuesta al creciente auge del euroescepticismo, fuertemente vinculado a las fuerzas populistas y xenófobas. Esta UE “flexible” también pretende neutralizar la beligerante retórica de la ultraderecha contra Bruselas. Pocas horas después del anuncio del Brexit, el adiós británico ya tuvo un fuerte efecto contagio en países como Francia o Holanda, donde los eurófobos tienen cada vez un mayor peso y pidieron un referéndum para su país. La respuesta de la elite europea ha querido ser igual de contundente.

A eso se le suman las declaraciones de dos reconocidas políticas a nivel europeo y alemán. “Necesitamos una Unión Europea más fuerte que nunca”, ha remarcado la jefa de la política exterior europea Federica Mogherini. Desde Berlín, la ministra de Defensa alemana, Ursula von der Leyden ha sido más contundente con la marcha del Reino Unido y ha asegurado que “no volverán a entrar en la UE en lo que me queda de vida”.