+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

ELECCIONES REGIONALES EN ALEMANIA

Berlín se prepara para un nuevo avance electoral de la ultraderecha

AfD amenaza con entrar con fuerza en otro parlamento regional en las elecciones del domingo. La capital alemana encara grandes problemas como la deuda, el auge de la pobreza, el desempleo y la criminalidad

 

Carteles electorales del ultraderechista AfD en Berlín. - YANN SCHREIBER / AFP

CARLES PLANAS BOU
17/09/2016

Berlín se enfrenta este domingo a unas nuevas elecciones regionales que tienen en vilo a toda Alemania pues se prevé un nuevo auge de los populistas xenófobos. En los últimos meses Alternativa por Alemania (AfD) se ha movido en unas perspectivas de entre el 8% y el 15% en Berlin, unos resultados que significarían un nuevo éxito por parte de la formación ultraderechista que en la capital preside Georg Pazderski. “Una nueva victoria electoral de AfD mandará el mensaje de que los nazis resurgen en Alemania”, denunció este jueves el actual ministro-presidente Michael Müller.

Desde el 2001, Berlín es un länd tradicionalmente 'rojo'. La hegemonía socialdemócrata no va a cambiar ahora pero si que puede verse duramente golpeada por los escándalos producidos en los últimos años o el desgaste sufrido como aliados del gobierno deAngela Merkel. La última encuesta publicada ya lo demuestra, apuntando a que el SPD pasará del 28,3% obtenido en 2011 a un 22% que le permitirá a Müller, su candidato, seguir al frente del estado.

Lo que ya no es tan seguro es que el SPD siga gobernando con laCDU. El candidato democristiano Frank Henkel, actual ministro del Interior, goza de una popularidad muy baja entre los berlineses. A pesar de que Müller ha reiterado que “es un disparate" decir que Henkel y él no puedan colaborar. los socialdemócratas prefieren dar un volantazo a la actual coalición y gobernar junto a los verdes, un gesto que podría golpear aún más a Merkel.


PARLAMENTO FRAGMENTADO

Berlín es conocida como un pequeño oasis progresistas dentro de una Alemania tradicionalmente más conservadora. Aún así, políticamente la capital juega en un terreno muy parecido al de otros estados, con una importante fragmentación parlamentaria que fuerza a los partidos a hacer equilibrios para mantenerse en el poder. Las encuestas apuntan a que también Los Verdes seguirán creciendo hasta obtener el 18% de los votos mientras que la formación poscomunista Die Linke también crecerá hasta el 14%. Por su parte, el Partido Pirata, emblema de la singularidad de Berlín, puede perder todos sus escaños después de obtener el 8,9% de los votos en 2011.

La entrada de AfD atomizará aún más la cámara baja y abrirá un nuevo frente a la derecha de la CDU. Berlín es un estado oriental pero no responde a las mismas características que otros estados del este, donde AfD ha encontrado sus mayores éxitos. Así, en Sajonia-Anhalt obtuvieron el 24,2% de los votos, un 21,2% en Mecklemburgo-Pomerania Occidental y un 12,2% en Brandeburgo cuando la crisis de los refugiados aún no había estallado.


MUCHOS PROBLEMAS

Como en toda Alemania, la crisis de los refugiados ha capitalizado parte del discurso electoral. Los problemas que tuvo Berlín al gestionarlo, con una Oficina Migratoria abarrotada de solicitantes de asilo que esperaban durante meses su momento, lo han acentuado más. Pero más allá de eso uno de los principales escándalos que afronta la ciudad es la apertura del nuevo aeropuerto, que tenía que inaugurarse el 2012 y tras destaparse algunos casos de corrupción se ha prorrogado hasta el año que viene.

Calificada como una ciudad “pobre pero sexy” por su histórico alcalde Klaus Wowereit, Berlín afronta cinco grandes problemas. Por un lado, su alto nivel de deuda, que ascendió a los 59.200 millones de euros en 2015, la convierten en la única capital europea que es un lastre para la economía de su país. En el plano social, Berlín afronta un grave problema de gentrificación. La especulación urbanística ha hecho que el precio de barrios populares se haya disparado, condenando así a parte de los locales a no poder vivir en sus casas de toda la vida. La capital también es el estado con mayores índices de criminalidad, con el peor sistema educativo del país y uno de los peores länder en materia de desempleo, riesgo de pobreza y dependencia de las ayudas sociales. Los comicios del domingo buscaran una respuesta a tantos frentes abiertos.