+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

LA CARRERA A LA CASA BLANCA

Biden busca a su candidata a la vicepresidencia

La campaña del demócrata ha empezado a entrevistar a una docena de mujeres que optan al puesto El exvicepresidente ha asegurado que busca a una persona capaz de gobernar si a él le ocurriese algo

 

El candidato demócrata Joe Biden, en una rueda de prensa el pasado 4 de marzo. - MIKE BLAKE (REUTERS)

RICARDO MIR DE FRANCIA
25/05/2020

Difícilmente exagerará quien piense que las elecciones de noviembre en Estados Unidos serán las más trascendentales de su historia reciente. El próximo presidente heredará un país en crisis, sumido en una profunda recesión y acechado por una pandemia sin fecha aparente de caducidad. Como candidatos pugnarán dos hombres blancos y septuagenarios, a los que el virus ha convertido en población de riesgo. De ahí que esta vez más que nunca la elección del número dos haya cobrado una relevancia especial, particularmente en el caso de Joe Biden, el único de los aspirantes que no se siente inmortal. Biden llegaría a la Casa Blanca con 78 años, los mismos que tenía Ronald Reagan al abandonar el cargo, una edad que le convertiría en el comandante en jefe más anciano de la historia.

La búsqueda de su candidato a la vicepresidencia ya ha comenzado. Será con toda seguridad una mujer, como prometió Biden en el último debate de las primarias, poco antes que el coronavirus le obligara a encerrarse en su casa de Delaware. Solo falta saber con cuál se quedará de la docena de candidatas que su campaña está barajando. Si optará por una mujer negra o latina para arrastrar a las minorías; si tratará de reconciliarse con el ala más progresista del partido con una dirigente de izquierdas; si apostará por alguien a su imagen y semejanza o se decantará por un perfil distinto que pueda compensar sus debilidades. La decisión final marcará probablemente el rumbo de su programa político, que está basculando hacia la izquierda tanto por los rigores impuestos por el coronavirus como por el desenlace de las primarias.

"Lo más importante es escoger a alguien que a ojos de los estadounidenses pueda ser presidenta desde mañana mismo si a mí me sucediera algo", ha reconocido Biden. No es un escenario descabellado, dada la fragilidad física demostrada por el candidato durante las primarias, quien ha sugerido también que no se presentará a un segundo mandato si acaba conquistando la Casa Blanca. Por el momento no da muchas más pistas. Su equipo ha empezado a entrevistar a algunas de las futuribles y ha pedido autorización a otras para investigar su pasado político, financiero, médico y personal, un trámite indispensable en la política estadounidense para evitar potenciales sorpresas, como las que se encontró George McGovern escoger a Thomas Eagleton en 1972, un senador estatal con un largo historial psiquiátrico, hasta entonces oculto.

Obama, de assesor

Biden ha confirmado que el proceso durará entre cinco y ocho semanas, lo que le permitiría anunciar a su lugarteniente antes de la Convención Demócrata, prevista para el 17 de agosto. "Te juro por dios que en estos momentos no sé quién será", dijo el jueves en una entrevista desde el sótano de su casa, convertido en estudio de televisión y cuartel general de su campaña. Como asesor en la distancia está contando con Barack Obama, quien le escogió en su día por estar en "completo alineamiento" con su estrategia política, por más que pudieran diferir en las tácticas, según ha explicado Biden. Y eso mismo le ha aconsejado su amigo Rahm Emmanuel, exalcalde de Chicago y exjefe de gabinete de Obama. Emmanuel cree que elegirá a "la persona que más admire, en la que más confíe y con la que se lleve mejor".

En la parrilla de salida hay una docena de dirigentes. Muchas son afroamericanas, un sector del electorado al que Biden debe su resurrección en las primarias de Carolina del Sur cuando nadie daba un céntimo por él. Nombres como la senadora y excandidata Kamala Harris, la expresidenta de la Cámara Baja de Georgia Stacey Abrams, la congresista por Florida Val Demings o la exconsejera de Seguridad Nacional, Susan Rice. Entre las candidatas hispanas suenan Catherine Cortez Masto, senadora por Nevada, y Michelle Lujan Grisham, gobernadora de Nuevo México. Y la lista la completan varias mujeres blancas, como las también excandidatas y senadoras Amy Klobuchar y Elizabeth Warren o la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer.

De su perfil ideológico no se pueden extraer muchas condiciones porque hay de todo, desde figuras relativamente conservadoras y muy experimentadas como Rice y Klobuchar, a combativas idealistas como Warren y Abrams. Trasicionalmente muchos candidatos han optado por escoger a sus lugartenientes en función de su procedencia o del grupo demográfico al que más necesitaban movilizar. En el caso de Biden su mayor problema pasa por seducir a los jóvenes y la izquierda del partido, que apoyaron abrumadoramente a Bernie Sanders durante las primarias y no necesariamente votarán por Biden a menos que su vicepresidenta les convenza.