+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

LAS PERSPECTIVAS DEL AÑO

El brexit, la quimera se hace realidad

El Reino Unido abandonará la UE el 31 de enero y ambas partes empezarán a negociar su futura relación Trump encara su reválida electoral como firme candidato republicano frente a la división demócrata

 

Boris Johnsony su promesa electoral: Hagamos realidad el ’brexit’. - AFP

MARTA LÓPEZ
01/01/2020

El año arranca potente e intenso y con algunas certezas. El 31 de enero, casi cuatro años después de que el Reino Unido decidiera en referéndum salir de la Unión Europea, el brexit será una realidad. Por fin. Pero acabada esa pesadilla negociadora, empezará otra.

Desde ese mismo día en el que Londres y Bruselas disolverán 47 años de matrimonio, las dos partes empezarán a pactar su futura relación. Tienen, en teoría, solo este año para liquidar un complejo acuerdo comercial que normalmente lleva años, con lo que el proceso no estará exento de nervios, tensiones, ultimátums y, con toda probabilidad, una prórroga.

La fortaleza de Johnson

El primer ministro británico, Boris Johnson, encara esta negociación fortalecido tras la absolutísima mayoría absoluta ganada en las elecciones de diciembre. Una mayoría que le asegura un rodillo parlamentario para posibles votaciones que puedan celebrarse y le legitima ante las voces más críticas de su partido que pudieran tratar de aguarle la fiesta.

Los Veintisiete, por su parte, deberán ser capaces de mantener la misma unidad que hasta ahora para que el flamante líder 'tory' no perciba ninguna grieta de la que trate de sacar provecho.

En esta cruzada, Johnson va a contar con el excepcional apoyo de Donald Trump, quien ya le ha garantizado los brazos de Estados Unidos abiertos de par, en forma de un ventajoso acuerdo comercial. Trump en la Casa Blanca y Johnson en Downing Street son la versión moderna de aquella alianza conservadora Reagan-Thatcher que moldeó el mundo en los 80 y cuyo legado aún pervive. Solo que con mayores dosis de excentricidad, histrionismo y controversias.

Trump afronta el 3 de noviembre su reválida electoral y lo hace con el viento a favor. La economía le sonríe y las encuestas también. El presidenciable antisistema y antiestablishment del 2016 es ahora el firme candidato de un Partido Republicano unido como una piña en torno a su persona. Frente a él, 15 candidatos pelean todavía al empezar este año por la candidatura del Partido Demócrata, perdido en busca de su alma: en el centro o en la izquierda.

Iowa, primer acto

Como siempre, Iowa será el próximo 3 de febrero el primer acto del largo espectáculo de las elecciones estadounidenses. Reunidos en los tradicionales caucus (asambleas) los habitantes de ese pequeño y rural estado se posicionarán a favor de su candidato favorito. Y es posible que aquí ya caiga alguno de los 15, aunque no será hasta l 3 de marzo, en el supermartes en el que votan 14 estados, cuando el proceso entre en su fase decisiva.

Aún con el calendario en el aire, el 'impeachment' (juicio político) a Trump por abuso de poder y obstrucción a la justicia sobrevolará el proceso electoral. Pero gracias a su mayoría en el Senado, Trump saldrá airoso del envite y lo más probable es que fortalecido ante los suyos.

Metido de lleno en la campaña por la reelección, se irá intensificando la conexión decisiones en materia de política exterior y calendario electoral, según avanza el CIDOB en sus Perspectivas para el 2020, concluyendo que Trump se mantendrá como uno de los principales generadores de incertidumbre y perplejidad global a lo largo del año.

Un escenario en el que deberá lidiar una Unión Europea que afronta además el desafío de Rusia y China, interesados en el debilitamiento del bloque comunitario, y la hostilidad abierta de Turquía, cuyo líder, Recep Tayip Erdogan, está cada vez más desatado en el papel que ha adquirido de gendarme regional. Un hiperliderazgo que pilla a la Unión Europea con Angela Merkel de retirada, un Emmanuel Macron que sigue sin encontrar acomodo internacional y una Comisión Europea recién estrenada.

América Latina empieza el año en ebullición, sin que haya desaparecido el mar de fondo de la desigualdad que en la segunda mitad del año ha puesto el sur del continente patas arriba. con protestas en diversos países, que parece difícil que vayan remitir sin más. Unas movilizaciones que también han sido especialmente significativas en varios países árabes y de Oriente Medio. El conflicto palestino sigue en camino de eternizarse con un Israel cada vez nacionalista y, en una tendencia que se acentúa, cada vez más ausente de la agenda internacional.