+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

FIN DEL CONFLICTO

Colombia amanece en paz

El Gobierno y las FARC ponen fin a todo tipo de acciones armadas

 

El guerrillero Timochenko en La Habana. - STRINGER

ABEL GILBERT
29/08/2016

Los colombianos se han despertado este lunes en otro país, uno en el que el sonido de la guerra empieza a pertenecer al pasado. Cuarenta y ocho horas después de que el presidente Juan Manuel Santosanunciara el inicio del cese al fuego bilateral y definitivo desde este lunes, las FARC respondieron con la misma decisión política. “Ordeno a todos nuestros mandos, a todas nuestras unidades, a todos y cada uno de nuestros combatientes, a cesar el fuego y las hostilidades de manera definitiva contra el Estado colombiano a partir de las 24 horas de la noche de hoy”, dijo Timoleón Jiménez, alias Timochenko, el principal referente de la guerrilla.

En el que parece ser su último mensaje desde La Habana, Timochenko dijo que la insurgencia recibe “emocionada” la orden de Santos al Ejército. “Y procedemos, en consecuencia (...) Hoy más que nunca queremos abrazarnos como compatriotas y comenzar a trabajar unidos por la nueva Colombia. Nunca perdimos la esperanza de llegar a este día”.

El jefe de las FARC recordó que, en virtud del acuerdo alcanzado con el Gobierno para ponerle fin a un conflicto armado de 52 años, la guerrilla tiene ahora el objetivo de convertirse  en un movimiento político legal en las condiciones pactadas. Y desde ese nuevo escenario, difícil de imaginar a fines de 2012, cuando se iniciaron las negociaciones bilaterales, las FARC se comprometen a través de Timochenko a “hacer todo lo que al alcance para que las víctimas del doloroso conflicto, que llega a su fin, tengan justicia y reparación”. El líder de la insurgencia consideró que la agenda de paz acordada permite que  “las rivalidades y rencores” queden en el pasado.

Confianza en el futuro


Son estas horas extraordinarias en Colombia. El pesimismo que reinaba en la sociedad después de tantos infructuosos intentos de alcanzar un entendimiento con las FARC empieza a ceder paso a una confianza diferente en el futuro. Cuando Santos dispuso el cese del fuego fue elocuente: “Se termina así el conflicto con las FARC”. En los hechos, el presidente avanzó en esa dirección debido a la confianza construida durante las negociaciones. Los últimos 13 meses fueron los de menor intensidad del conflicto desde 1964 en número de víctimas, heridos, y acciones violentas.

De acuerdo con el portal de la revista Semana, el presidente a buscado con esa orden garantizar entre otras cosas la logística y seguridad que requerirá la Décima Conferencia Nacional de la guerrilla. La reunión de las FARC, prevista para los primeros días del mes entrante, se espera como otro de los hitos históricos de este proceso de pasa. Los principales mandos de la insurgencia avalarán los acuerdos de La Habana e iniciarán su compleja pero inexorable conversión en una fuerza política.

Repercusiones en el Congreso


El anuncio formulado por Timochenko fue respaldado por las principales figuras del Congreso. El director del Partido de La U (en el Gobierno), Armando Benedetti, dijo que “las FARC están cumpliendo con su palabra” y, por eso, “los colombianos debemos estar en fiesta” ya que se acaba el conflicto. Es tiempo de enfocarse en el plebiscito del 2 de octubre en el que la población debe validar o rechazar el acuerdo. Las última encuesta predice una victoria del 'sÍ'.

El senador Roy Barreras, integrante de la delegación de paz del Gobierno, predijo un cambio trascendente. “Después de este medio siglo de noticias violentas, en el que los colombianos nos acostumbramos a recibir malas noticias, no habrá más guerra”. El liberal Guillermo García Realpe calificó de “gran noticia” el “silenciamiento de los fusiles”.

Para el senador Antonio Navarro Wolf,  exintegrante del M-19, la guerrilla que abandonó las armas a principio de los años noventa, ha dado “el primer paso para una verdadera reconciliación”. Los seguidores del ex presidente Álvaro Uribe aunaron sus voces para decirle 'no' al acuerdo en el plebiscito. Alfredo Rangel predijo un escenario sombrío porque las FARC no cumplirán lo pactado. “Ellos son el principal cartel de Colombia y seguirán en los mismo, pero ya sin vigilancia de la Fuerza Púbica. Van a seguir extorsionando y delinquiendo”.