+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

Crece la tensión entre el Gobierno venezolano y la prensa en vísperas de la 'toma de Caracas'

El sindicato de periodistas denuncia la deportación de los reporteros de Al Jazeera, mientras que El Nacional informa de un ataque contra su sede. La oposición ha convocado para mañana jueves una manifestación de respaldo a la celebración de un referendo revocatorio contra Maduro

 

Nicolas Maduro, con el ministro de Exteriores iraní, Mohamed Javad Zarif. - ARIANA CUBILLOS / AP

ABEL GILBERT / BUENOS AIRES
30/08/2016

La 'toma de Caracas' que programa la oposición para el 1 de setiembre con el propósito de acelerar el referendo revocatoriodel mandato de Nicolás Maduro genera nuevas fricciones entre el Gobierno venezolano y medios de comunicación. Al menos eso es lo que aseguró el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP). Las autoridades, denunció, se proponendeportar a los enviados de Al Jazeera que viajaron para reportar una movilización callejera que la Mesa de Unidad Democrática (MUD) considera crucial en su disputa con el chavismo. Decenas de periodistas internacionales son esperados en Caracas en las vísperas de esa jornada, y el sindicato no descarta situaciones similares. El pasado viernes, agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) expulsaron de Venezuela a un grupo de políticos ecuatorianos de centro derecha que había viajado con la intención de visitar en la cárcel al dirigente opositor Leopoldo López.

A medida que pasan las horas, se incrementa la tensión política. ElPartido Socialista Unido de Venezuela (PSU) decidió ocupar este martes las calles de la capital venezolana para “defender la revolución”. En medio de una polarización en constante aumento, el diario 'El Nacional' denunció que su sede fue atacada conexcremento en llamas. “Pareciera que es lo único que les queda en el cerebro, además que demuestra su falta de argumento. Ellos nos acusan de cualquier cosa”, dijo su director, Miguel Henrique Otero. La Conferencia Episcopal Venezolana pidió al Gobierno que garantice la 'toma de Caracas' porque se trata de “underecho constitucional” que debe ser amparado “por los organismos del Estado”. Los obispos lanzaron “un llamamiento para que todos los hombres y mujeres de Venezuela, cualquiera que sea sucondición y su posición política, al expresarse lo hagan con el respeto que merecen las opiniones contrarias”.

La MUD asegura que Maduro está poniendo obstáculos para la realización normal de la protesta. El presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, aseguró que la detención de un dirigente de Voluntad Popular, uno de las agrupaciones de esa coalición, es parte de la “arremetida del régimen”. Yon Goicocheafue detenido sin “mayores explicaciones”, de acuerdo con su abogado,Nizar El Fakih. El primer vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello dijo que Goicochea fue encontrado con explosivos y aseguró que la MUD no podrá “tumbar” al Gobierno con sus acciones aunque cuente con el apoyo mediático y empresarial. “Nuestra propuesta siempre será la paz, pero a veces tristemente  hay que conquistarla peleando”.

LA FECHA DE LA CONSULTA REVOCATORIA

Las disputas entre el chavismo y la oposición en el espacio público tienen como inevitable trasfondo a la consulta revocatoria.Socorro Hernández, rectora principal del Consejo Nacional Electoral (CNE), dijo que la segunda fase del revocatorio se realizaría entre el 24 y el 30 de octubre. En ese lapso, la MUD debe reunir el20% de las firmas del padrón electoral para allanar el camino de las urnas. Se trata de unos cuatro millones de avales. Hernández sugirió al respecto que la 'toma de Caracas' no tiene sentido porque la “exigencia” opositora “realmente ya tiene una respuesta”. Pero los partidos que buscan desplazar electoralmente a Maduro vislumbran en el cronograma de la CNE un laberinto. La MUD descarta que conseguirá las firmas necesarias. Sin embargo cree que, en caso de que eso suceda, el Gobierno convocaría al referendo recién después del 10 de enero. Y si Maduro fuera revocado por los votos no habría margen de tiempo para convocar unas elecciones presidenciales anticipadas. Entonces el vicepresidenteAristóbulo Istúriz gobernaría hasta el 2019. La oposición está convencida de que la única manera de evitar ese escenario es con la movilización permanente.