+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

Decisión polémica

La diócesis de Harrisburg en los EEUU se declara en bancarrota

Esta sede eclesiástica católica del estado de Pensilvania tiene denuncias pendientes en su contra por abusos sexuales de sus sacerdotes y esto puede ser una estrategia para dejar de pagar a las víctimas

 

Entrada de la diócesis de Harrisburg, en el estado de Pensilvania, EEUU. - AP

EL PERIÓDICO
20/02/2020

La diócesis de Harrisburg, en el estado de Pensilvania (EEUU), se declaró este miércoles en quiebra, convirtiéndose en la primera diócesis de la Iglesia católica en hacerlo en este estado que lidera las investigaciones de abusos sexuales por parte de sacerdotes, desde que se publicara un informe al respecto hace casi dos años.

En su petición para declararse en bancarrota, la institución declaró tener bienes por un valor estimado de entre 1 y 10 millones de dólares y deber dinero a 20 personas jurídicas, de las que 19 son autores de denuncias relacionadas con casos de abusos sexuales todavía por resolver en los tribunales.

Pagos a las víctimas

La acción llega seis meses después de que esta diócesis anunciara que había pagado 12 millones de dólares a más de 100 víctimas de abusos que tuvieron lugar durante décadas, como parte de un programa de compensación independiente similar al empleado por otras diócesis católicas estadounidenses.

Con este movimiento, las denuncias contra la diócesis quedan en suspenso y será trabajo de un juez que ejercerá de árbitro durante el proceso de quiebra, el decidir sobre la cuantía y el pago de las eventuales compensaciones. Además, al declarar la bancarrota esta diócesis -que se encarga de 40 escuelas y hospitales y sirve a 230.000 feligreses- podrá mantener todas sus actividades pese a las demandas de compensación económica.

En septiembre, la archidiócesis de Nueva York pagó 67 millones de dólares a 338 víctimas de abusos sexuales en casos en los que han estado implicados clérigos o personal de la Iglesia, a través de un programa para atender a las víctimas.