+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

CONTROVERSIA EN TURQUÍA

Erdogan considera incompletas a las mujeres que optan por no formar una familia

El presidente turco dice que no acepta que el mundo de los negocios "se convierta en una alternativa para la maternidad". El objetivo del mandatario islamista es que cada familia turca tenga al menos tres hijos

 

Erdogan se dirige a académicos y estudiantes en la Universidad Sabahattin Zaim, en Estambul, este domingo. - AP / YASIN BULBUL

JAVIER TRIANA / ESTAMBUL
07/06/2016

“Una mujer que se abstiene de la maternidad al decir 'estoy trabajando' está negando su feminidad”. El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, tiene claro el rol que quiere para la mujer en el país que dirige. “Una mujer que rechaza la maternidad y abandona las tareas del hogar se enfrenta a la amenaza de perder su libertad. Es media persona y da igual cuán exitosa sea en el mundo de los negocios”, apostilló el mandatario turco este domingo en una ceremonia celebrada por la pro-gubernamental Asociación Mujer y Democracia (Kadem). “Desde luego, yo no acepto que el mundo de los negocios se convierta en una alternativa para la maternidad”, opinó Erdogan.

A Derya (no es su nombre real), una estambulí de 40 años soltera y sin hijos, de clase media-alta y que trabaja en una página web de reparto a domicilio, las palabras de Erdogan le resbalan. “Mi vida no va a cambiar para nada, diga lo que diga”, afirma. “Ahora hay enfrentamientos en el sudeste del país [con la guerrilla kurda del Partido de los Trabajadores del Kurdistán] y cada día mueren soldados. Nadie habla de eso, pero sí se habla de lo que dice Erdogan. Es un juego político”, explica esta votante de la oposición.

Tugba (también un pseudónimo), de clase media, en la treintena, soltera sin hijos, diseñadora, tampoco se ve atacada por estas declaraciones. “Yo no noto presión social por este tipo de comentarios. Este hombre [en referencia al presidente turco] nació con la garganta y el recto cambiados de sitio y echa mierda cada vez que abre la boca”, critica.

PRECEDENTE

No es la primera vez que el polémico jefe de Estado se pronuncia sobre cómo considera él que tienen que ser las familias en el país eurasiático y cuál debe ser el papel de las mujeres en estas. El pasado 30 de mayo, durante otro discurso, esta vez ante una asociación juvenil, arremetió contra la planificación familiar, abogó por un incremento de la población del país y reiteró su deseo de que cada familia tenga al menos tres hijos, un factor que en su opinión traerá prosperidad al país. “En cuanto a planificación familiar o el control de la natalidad, ninguna familia musulmana puede entrar en esa mentalidad”, disparó Erdogan entonces. “Seguiremos el camino de mi Dios y querido Profeta”.

Preguntado por la motivación de estas declaraciones, una fuente gubernamental arguyó únicamente motivos religiosos: “Los mismos que los cristianos católicos, que en España son mayoría”. Asimismo, justificó que “la joven población turca es un activo en un momento en el que Europa está envejeciendo”. La fuente detalló que “la seguridad social turca cubre los abortos voluntarios”. Es así durante las primeras diez semanas de gestación y, si la mujer está casada, el marido ha de dar su consentimiento. Sin embargo, una investigación del grupo feminista local Mor Çati descubrió que solo 3 de los 37 hospitales públicos de Estambul no oponían resistencia a practicar la intervención, lo cual se traduce en una prohibición de facto y coloca en una situación de mucha mayor vulnerabilidad y riesgo a las mujeres.

INDIGNACIÓN

La presidenta del Sindicato de Mujeres Turcas, Sema Kendirci, se mostró indignada con las declaraciones de Erdogan: “El artículo 41 de la Constitución define la instrucción y aplicación de la planificación familiar como un deber. ¿Quién narices tiene el derecho de presionar a las familias para que tengan más niños de los que puede alimentar?”.

Además, en su artículo décimo, la Constitución turca (1982) establece: “El hombre y la mujer tienen iguales derechos. Es responsabilidad del Estado turco materializar esta igualdad”. Sin embargo, el gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, en el poder desde el 2003) está mostrando cada vez más su lado islamista menos moderado y está divulgando una visión de la mujer que dista mucho de esos principios.

En su informe del 2015 sobre Brecha de Género, el Foro Económico Mundial situó a Turquía entre los peores clasificados, en la posición 130 de 145 países analizados.