Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

MUJER DEL PRIMER MINISTRO ISRAELÍ

La Fiscalía israelí inculpa a Sara Netanyahu por fraude

El acta de acusación indica que la esposa del primer ministro ordenó comprar comida preparada por valor de 85.000 euros entre 2010 y 2013, a pesar de tener cocinero oficial

ANA ALBA
21/06/2018

 

El fiscal general de Israel Avichai Mandelblit, ha inculpado hoy jueves a Sara Netanyahu, la esposa del primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu, por "delitos de fraude sistemático" por haber cargado unos 85.000 euros en concepto de gastos por comidas al presupuesto de la residencia oficial del jefe del Gobierno entre 2010 y 2013.

En un acta ante el Tribunal de Primera Instancia de Jerusalén, la Fiscalía ha acusado también a Sara Netanyahu y a Ezra Saidoff, antiguo vicedirector de la Oficina del Primer Ministro de Israel (OPM), de abuso de confianza. Saidoff está inculpado, además, por falsificación.

Según el acta de acusación, Sara Netanyahu ordenó al personal de la residencia del primer ministro en Jerusalén que encargara comidas por un total de 350.000 shekels (unos 85.000 euros) a restaurantes gourmet y violó así las normas que prohiben a la residencia del jefe del Gobierno pedir alimentos preparados externamente si hay cocinero en la residencia. 

CASO DE LA COMIDA PREPARADA
La Fiscalía dio un ultimátum a Sara Netanyahu a finales de mayo en el llamado Caso de la Comida Preparada para que aceptara un acuerdo y devolviera al Estado parte de los gastos personales en encargos de comida de lujo que supuestamente costeó con fondos públicos, a cambio de evitar que la procesaran. Pero la esposa del primer ministro se negó a admitir las acusaciones contra ella y a pagar el dinero destinado a las comidas.

La fiscalía recogió pruebas de que Sara Netanyahu ordenó al personal de su residencia que escondiera que había cocineros trabajando en la residencia del primer ministro "de manera que no lo descubrieran la tesorería ni el director de la oficina del primer ministro". Los fiscales también alegan que Sara sabía que estaba incumpliendo las normas al comprar comida fuera de la residencia.