+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

El FMI pide a Europa más medidas para aprovechar los beneficios de los refugiados

El organismo internacional reclama políticas para integrar a los recién llegados en el mercado laboral

 

Familias de refugiados, muchos procedentes de Oriente Próximo, llegan a pie a Serbia, para continuar su viaje hacia Europa occidental, este lunes. - AP / VISAR KRYEZIU

RICARDO MIR DE FRANCIA
19/01/2016

Frente a las dudas de muchos gobiernos europeos y el auge de la xenofobia abanderada por los movimientos populistas de derechas, el Fondo Monetario Internacional ha ejercido de contrapeso en el debate sobre los refugiados. El FMI lleva meses manteniendo que aunque las políticas de integración y la ayuda humanitaria que se presta a los recién llegados tendrá un coste fiscal a corto plazo para los países de acogida, los beneficios acabarán imponiéndose con el tiempo, especialmente en las naciones con una población más envejecida. Para llegar hasta ahí, sin embargo, Europa debe hacer más. Eso es lo que dice su último informe, en el que reclama más iniciativa política para integrar a los refugiados en el mercado laboral y evitar que acaben excluidos en los márgenes de la sociedad.

El informe constata que la "marea de refugiados", más de un millón en el último año, presenta "grandes desafíos" para la capacidad de absorción laboral de la Unión Europea y sus sistemas políticos. Pero lejos de avalar los cierres unilaterales de fronteras de algunos estados y la desidia generalizada para aplicar el plan de choque de Bruselas, el FMI insta a la región a acelerar las medidas que faciliten la acogida. "Las acciones políticas para respaldar la integración de los inmigrantes en la fuerza laboral son cruciales para calmar las inquietudes sobre la exclusión social y los costes fiscales a largo plazo, así como para aprovechar los beneficios económicos que encierra a largo plazo la llegada de refugiados".

El Fondo lleva tiempo defendiendo los beneficios económicos que los refugiados generarán a la larga para sus países de acogida. Durante lacumbre del G-20 del pasado mes de noviembre en Turquía sostuvo que aunque "el impacto neto fiscal de la inmigración es posiblemente negativo en la fase inicial", se va reduciendo a medida que los recién llegados entran en el mercado laboral. “Las ventajas de la inmigración a largo plazo pueden ser significativas, particularmente como instrumento para hacer frente a la reducción de la población en edad para trabajar", dijo entonces.