+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

PAÍS EN ALERTA

Francia acoge la Eurocopa de fútbol en un ambiente de fuerte conflictividad social

"Hay que saber terminar una huelga", dice François Hollande a los sindicatos que mantienen su pulso con el Ejecutivo. El presidente pide responsabilidad a las centrales sindicales para no dañar la imagen internacional del país

 

Francia acoge la Eurocopa de fútbol en un ambiente de fuerte conflictividad social - GONZALO FUENTES

EVA CANTÓN / PARÍS
07/06/2016

Francia se juega a partir de este viernes mucho más que el título de la Eurocopa de fútbol. El anfitrión del mayor evento deportivo tras el Mundial y los Juegos Olímpicos se enfrenta a una amenaza terrorista sin precedentes que tiene en vilo a las fuerzas y cuerpos de seguridad mientras la conflictividad social se enquista.

Al temor de un atentado, se unen los paros en el transporte ferroviario y en el espacio aéreo, los bloqueos en sectores estratégicos y las manifestaciones convocadas por los sindicatos, que libran desde hace tres meses una férrea batalla contra el Gobierno para exigir la retirada de una reforma laboral que ha ido descafeinándose por el camino. En este escenario, el Elíseo y elEjecutivo redoblan los mensajes para evitar que jugadores y aficionados se encuentren con un ambiente caótico.

"Hay que saber terminar una huelga", ha dicho el presidente François Hollande en una entrevista que publica ‘La Voix du Nord’ . “Las movilizaciones molestan a nuestros compatriotas y dan una imagen de Francia que no se ajusta la realidad de un país que es el primer destino turístico del mundo”, ha añadido.

Las negociaciones en la compañía nacional del ferrocarril (SNCF) entran en una fase decisiva para lograr una salida a la crisis, originada no tanto por la oposición a la reforma laboral sino por reivindicaciones ligadas a las condiciones y horarios de trabajo.

Este martes, el presidente de la SNCF, Guillaume Pépy, ha anunciado un acuerdo entre la dirección y los sindicatos y ha reclamado el fin de los paros, que encadenan ya su séptima jornada consecutiva. “Ya no hay ninguna razón para que los trabajadores hagan huelga por razones ligadas a la empresa”, ha señalado en la emisora Europe 1.


TRANSPORTE FERROVIARIO Y AÉREO

El paro en el transporte ferroviario le ha costado a la SNCF más de 300 millones de euros y a los trastornos ocasionados por la huelga se añaden las consecuencias de las inundaciones, que han obligado a cerrar al tráfico algunas líneas de cercanías.

Las desavenencias en materia salarial son las que han llevado a lospilotos de Air France a anunciar paros del 11 al 14 de junio, en pleno campeonato. Mientras, otros sectores siguen bloqueados.

Aunque el suministro de combustible a las gasolineras ha mejorado, varias refinerías siguen cerradas y en las que se ha votado el fin de la huelga la actividad tardará en recuperar un ritmo normal. Y en las empresas de producción y distribución eléctrica se ha convocado una jornada de protesta para este jueves.

De momento, las centrales sindicales parecen inmunes a los argumentos del Gobierno y, más bien al contrario, han apostado por elevar la presión aprovechando la inminencia de la Eurocopa para arrancar mayores concesiones.

Este viernes, el día que se abre el torneo con el Francia-Rumanía que se disputará en París, un segundo sindicato se unirá a la huelga indefinida que mantienen los trabajadores del transporte de la capital, aunque hasta ahora apenas ha tenido incidencia en la circulación del metro y trenes de cercanías.

En Saint-Etienne, sede de cuatro partidos, lo que preocupa es lahuelga de basuras, que acaba de cumplir una semana y ha llevado a las autoridades locales a poner el asunto en manos de la justicia.


MANIFESTACIÓN EN PARÍS

La protesta contra la reforma de la ministra Myriam El Khomri mantiene en pie de guerra a siete organizaciones sindicales y juveniles, que han convocado una gran manifestación en París el próximo 14 de junio para exigir la retirada del texto.

Sin embargo, el Gobierno no parece dispuesto a ceder y confía en que la movilización languidezca por el desgaste que empieza a percibirse en la opinión pública. Si hasta ahora la mayoría de los franceses la veían justificada, los últimos sondeos muestran que más de la mitad (54%) la desaprueba.

El punto de fricción sigue anclado en el polémico artículo 2 de la ley, que da prioridad a los acuerdos empresariales frente a los convenios colectivos. El Ejecutivo podría dar un paso hacia el deshielo introduciendo alguna modificación, aunque no antes de que el texto regrese a la Asamblea Nacional tras el examen del Senado, que arranca el día 13 de junio.