Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

EL RETO YIHADISTA

Golpe policial a la propaganda del Estado islámico

Una operación desarrollada en ocho países, y coordinada por Europol, neutraliza el aparato de información de la organización terrorista

EL PERIÓDICO
27/04/2018

 

El Estado islámico no solo ha perdido terreno en el denominado califato. La presión de la comunidad internacional también empieza a hacer mella en otro territorio que hasta ahora habían dominado con cierto éxito como es el de internet. Una vasta operación policial simultánea, coordinada esta semana por al centro europeo contra el terrorismo de Europol y en la que han participado ocho países, ha conseguido poner patas arriba su maquinaria de propaganda y la agencia de noticias Amaq.

 

En la operación, de la que han informado este viernes Europol y la fiscalía federal belga, han participado Bélgica, Bulgaria, Canadá, Francia, Holanda, Rumanía, Reino Unido y Estados Unidos. La primera vez que la agencia policial europea informó a los gobiernos de la UE de la existencia de la infraestructura en línea y del auge de Amaq fue a finales de 2015, poco después de los atentados de Paris. Comenzó entonces una batalla en la red que ha tenido varios momentos importantes.

 

El primero, en agosto de 2016, cuando Europol lanzó la primera gran intervención contra las aplicaciones móviles y la infraestructura web de Amaq. El Estado islámico respondió desarrollando una infraestructura más compleja y segura. En junio del 2017 lanzaron el segundo ataque que permitió a la Guardia civil española incautarse de servidores que permitieron la identificación de individuos radicalizados en más de 100 países.

 

Esta semana ha llegado el tercer gran golpe con la incautación de pruebas digitales en Bulgaria, Francia y Rumanía así como servidores del Estado islámico en Holanda, Canadá y Estados Unidos que han permitido a las autoridades poner fuera de juego a medios de comunicación utilizados en la propaganda yihadista como son como Amaq, la radio Al Bayan y Halumu y Nashir.

 

"Propaganda venenosa"
"Con esta nueva operación hemos hecho un gran agujero en la capacidad de Estado islámico para difundir propaganda en línea y radicalizar a los jóvenes en Europa”, ha aplaudido el director ejecutivo de Europol, Rob Wainwright, sobre un golpe que permite a las autoridades frenar la capacidad del Estado islámico de transmitir y publicitar material terrorista. “Demuestra que al trabajar juntos podemos acabar con la propaganda venenosa que Daesh usó para alimentar muchos de los recientes ataques terroristas en Europa”, ha destacado el comisario de seguridad, Julian King.

 

Según Europol, aunque inicialmente podía parece un medio de comunicación independiente que proporciona información objetiva sobre el Estado islámico, Amaq fue utilizado en 2016 para reivindicar los ataques terroristas en el Levante (el conocido califato islámico) así como en el resto del mundo, incluidos los ataques de París, Bruselas, Barcelona, Berlín y el de Trèbes en Francia. Es más, según la agencia de coordinación policial europea, Amaq es el principal portavoz del Estado islámico y desde julio de 2017 ha sido la principal fuente de información respecto a las actividades de la organización en todo el mundo.

 

La investigación de Europol ha puesto de manifiesto, según ha explicado la organización a través de un comunicado, que desde 2015 la agencia de noticias Amaq contaba con su software propio y que había desarrollado una infraestructura en internet altamente resistente. Desde diciembre de 2017, la agencia ofrecía propaganda en al menos nueve idiomas, así como boletines por correo. Europol espera ahora que los datos recabados ayuden a identificar a los administradores que están detrás de los medios golpeados y a más individuos potencialmente radicalizados.