+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

ATAQUE EN LA RED

Los hackers asaltaron aparatos domésticos para llevar a cabo el ciberataque del viernes

Los piratas informáticos usurparon cámaras webs, dispositivos de vigilancia de bebés o termostatos de miles de usuarios

 

Una usuaria de internet navega a través de su wifi. - FERRAN NADEU

22/10/2016

Los hackers que diseñaron y lanzaron el viernes un masivo ciberataque contra un nutrido grupo de compañías estadounidenses utilizaron sofisticadas armas para llevar a cabo el asalto de la forma más efectiva posible. El ataque afectó, entre otros gigantes de la red, a Twitter, Spotify, Netflix, Airbnb o a webs de diarios como el 'The New York Times', ‘The Financial Times” o ‘The Guardian”.

El ciberataque de denegación de servicio (DDoS), así se denomina el tipo de asalto que se puso en marcha el viernes, se centró en Dyn, una empresa proveedor de internet con sede en EEUU que gestiona dominios e infraestructura y que administra la conexión a la red de grandes compañías estadounidenses.

La principal novedad de este ciberataque, según declaró al ‘The Washington Post’ un alto cargo de la compañía Dyn, fueron las herramientas que utilizaron los 'hackers'. Parte de la avalancha de solicitudes de conexión o tráfico basura que ralentizaron o colapsaron las webs procedían de aparatos domésticos conectados a internet como cámaras web, dispositivos de vigilancia de bebés e incluso termostatos, de los que los asaltantes tomaron el control sin conocimiento de sus dueños.

OBJETOS COTIDIANOS


La semana pasada, Seguridad Interior de EEUU ya advirtió sobre unnuevo método utilizado por los 'hackers' para atacar páginas de Internet con un código malicioso malware que infecta impresoras, routers o televisiones inteligentes para convertirlos en “un ejército de robots” que lanzan ataques de denegación de servicio. Un ataque dirigido desde los llamados "Internet of the Things", conexiones digitales a través de objetos cotidianos que están conectados a la red.