+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

PRÓXIMO ORIENTE

Hamza Bin Laden, la nueva amenaza de Al Qaeda

El hijo predilecto del líder yihadista coge cada vez más protagonismo en el grupo terrorista frente al egipcio Ayman al Zawahiri

 

Osama Bin Laden y su hijo, Hamzan Bin Laden, en una foto de hace varios años. - SITE INTELLIGENCE GROUP

09/09/2016

“Os continuaremos atacando y golpeando en vuestro país y en el extranjero, en respuesta a vuestra opresión a la gente de Palestina, Afganistán, Siria, Irak, Yemen, Somalia y el resto de tierras musulmanas que no han sobrevivido a vuestra tiranía”. Son palabras de Hamza Bin Laden, uno de los hijos de Osama Bin Ladem, la "nueva cara de Al Qaeda", como lo define Fawaz Gerges, experto en cuestiones de Oriente Próximo.

En una nueva grabación de voz difundida por la organización terrorista en julio de este año, quien dice ser Hamza Bin Laden, juravengar la muerte de su padre y amena de nuevo a Occidente con varios ataques. “No es una venganza por Osama la persona”, dijo, “sino por aquellos que defendieron al Islam”.

Primera imagen de Hamza bin Osama bin Laden (Izquierda), difundida en Al Jazeera el 2001. HO NEW/ REUTERS/ X80001

Considerado por la inteligencia estadounidense como el hijo predilecto del fundador de Al Qaeda, los expertos empiezan a fijarse en su creciente protagonismo entre los yihadistas, un papel que el actual líder de la organización, el egipcio Ayman al Zawahiri, no ha conseguido interpretar en cinco años.

Es fácil reconocer en el discurso de Hamza, de unos 20 años de edad, algunas de las ideas del desaparecido líder. Hace casi 15 años, en un discurso televisado un mes después del 11-S, Osama Bin Laden pedía a todos los musulmanes que lucharan por su religión, y avisaba: “América no vivirá en paz hasta que la paz no reine en Palestina y hasta que todos los ejércitos de los infieles no salgan de la tierra de Mahoma”.

EDUCADO EN EL EXTREMISMO


De finales del 2001 es precisamente la primera aparición en los medios internacionales del entonces pequeño Hamza. En unas imágenes difundidas por la cadena de televisión Al Jazeera, se ve al niño enseñando orgulloso el pedazo de un supuesto helicóptero estadounidense abatido por los talibanes.

Las imágenes fueron tomadas en Afganistán, donde se cree que Hamza vivió durante un tiempo, escondido junto a su padre. Según una serie de cartas y otros documentos desclasificados por los servicios de inteligencia estadounidenses, el hijo de Bin Laden vivió luego durante años bajo arresto domiciliario en Irán, con su madre.

Más tarde, informa el centro de investigación Brookings Institution, Osama Bin Laden consiguió que su hijo se reuniera con él en Pakistán. Allí lo situaron muchos medios en el momento en que los SEAL, el cuerpo de élite del ejército estadounidense, mataron al líder yihadista. Hamza escapó al ataque, no obstante, y actualmente se encuentra en paradero desconocido.

EL HIJO DEL LEÓN DE LA YIHAD


“El hijo del león de la yihad”. Así es como al Zawahiri presentó en agosto del 2015 al joven Bin Laden para que diera su primer mensaje de voz, titulado “Saludos de paz… a la gente del islam”. En él, Hamza hace una apasionada llamada a “la juventud del islam”para que luche contra el enemigo: “los americanos, los judíos y el resto de Occidente”.

Aunque el discurso empieza con una declaración de lealtad a Zawahiri, la introducción del heredero de Bin Laden en las comunicaciones de Al Qaeda “aporta una voz joven a un grupo de envejecidos líderes a quienes les está costando inspirar a sus militantes”, apuntabaPatrick Wintour en ‘The Guardian’.

La guerra mediática y de reclutamiento, de momento, la está ganando el Estado Islámico, que en los últimos años ha relegado Al Qaeda a la sombra. Por eso Hamza Bin Laden “supone una nueva cara para Al Qaeda, una que lo conecta directamente con el fundador del grupo”, según Bruce Riedel, del Brookings Institution.

“Es carismático y muy popular entre las tropas", ha dicho a la BBC Gerges, y sus “nuevas ideas” podrían ser precisamente lo que Al Qaeda “necesita” para renovarse.

UN OBJETIVO A LARGO PLAZO


La entrada en escena de Hamza Bin Laden coincide en parte con un posible cambio de estrategia del grupo yihadista, que empieza a mostrar más interés por el escenario local, aunque sin olvidar que la batalla final es, y ha sido siempre, la internacional.

De allí que en su último discurso, por ejemplo, Hamza haya apelado a los jóvenes saudís para que derroquen la monarquía de su país y se unan a Al Qaeda en la Península Arábiga. La facción, formada en 2009, cada vez domina más territorios en Yemen, lo que la convierte en una “creciente amenaza para la seguridad de EEUU”, según la analista del American Enterprise Institute, Katherine Zimmerman.

"Es una estrategia a largo plazo en la que el objetivo es construir alianzas y socializar con las comunidades locales para crear una base más duradera a partir de la cual buscar sus objetivos más transnacionales", ha explicado a la BBC Charles Lister, miembro delMiddle East Institute.

Y esto es precisamente lo que convierte al “renovado” Al Qaeda en más peligroso. "La organización terrorista está dispuesta a ser pragmática y a recortar algunas de sus expectativas religiosas para construir un apoyo local que gane en fuerza", dice Lister. A largo plazo, por tanto, Al Qaeda va a ser mucho más duradero que Estado Islámico, pronostica, y la amenaza que presentará será la misma que justo antes del 11-S.