Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

COMICIOS EN ORIENTE MEDIO

Irak celebra sus primeras elecciones tras la derrota del Estado Islámico

El actual primer ministro, Haider al Abadi, espera ser reelegido y reconciliar un país con enormes divisiones étnicas y sectarias

EL PERIÓDICO
11/05/2018

 

Son casi 7.000 candidatos y 88 partidos para 329 puestos en el Parlamento. Se presentan políticos con largas carreras,  funcionarios, burócratas, milicianos, soldados y hasta el periodista que, en 2008, lanzó dos zapatos a la cara de George W Bush.

Irak celebra este sábado sus primeras elecciones tras la derrota territorial del Estado Islámico (EI). Y lo hace con una polarización interna extrema: los resultados son una incógnita.

Los tres candidatos favoritos son el actual primer ministro, Haider al Abadi; el anterior primer ministro y ahora vicepresidente, Nuri al Maliki; y un excomandante de las milicias chiís, las Fuerzas de Movilización Popular (FMP) —controladas por Irán—, Hadi al Amiri. Los tres, hace unos años, fueron aliados, pero ahora se enfrentan entre sí: compiten entre ellos para dirimir gracias a quién se ha derrotado al Estado Islámico.

«Ahora mismo están en guerra interna entre ellos mismos. Todos quieren el control del país, y la clave para conseguirlo, consideran, es la legitimidad popular ganada en la guerra contra el EI», explica la analista Erica Gaston: «Abadi intentó controlar a las FMP legalizándolas y incorporándolas al Ejército iraquí. Apuntarse él mismo la victoria. Pero los comandantes de la milicia no quieren: no tienen ninguna intención de ceder la legitimidad y el poder que han ganado en el campo de batalla». La forma de asegurárselo, entonces, son estas elecciones.

Mosaico de comunidades
Irak es un país en completa división: es de mayoría árabe chií, pero también hay comunidades árabes sunís, árabes cristianas, kurdas, turkmenas —de origen y habla turcas— y yazidís. Todas tienen sus partidos y candidatos propios.

Desde finales del Gobierno de Saddam Husein, árabe suní, las tensiones entre comunidades se dispararon. La aparición del Estado Islámico —también suní— las acrecentó, y ahora, en estas elecciones, los candidatos de las distintas comunidades las explotan para ganar votos.

Así, de los 88 partidos que se presentan, solo hay uno que tenga candidatos de todos los grupos étnicos y religiosos: la Alianza de la Victoria, del primer ministro Abadi, árabe chií. Desde que llegó al gobierno en 2014, sustityuendo a Nuri al Maliki, ahora su rival, Abadi ha intentado reconciliar sunís y chiís; y mantener un difícil o casi imposible equilibrio entre los intereses regionales de Irán, Arabia Saudí y los Estados Unidos.

 

Corrupción rampante
Sus seguidores alegan que es el único que, tras la invasión estadounidense de 2003, ha intentado unir el país. Sus detractores lo ven como un líder corrupto que solo actúa en base a su interés. «Abadi sigue el mismo sistema de siempre. La corrupción con su gobierno sigue siendo igual de generalizada», dice Amir, un joven iraquí de Bagdad.

Amir, licenciado en Ciencias Políticas, explica que Huseien, durante sus años de mandato, estableció su propia burocracia. Robaba sin consecuencias. Luego, tras ser depuesto por los EEUU, vino Maliki, que la cambió por la suya y, dice Amir, hizo lo mismo que Saddam: lucrarse tanto como fuese posible.

«Ahora, Abadi ha cambiado la estrategia, pero no de sistema. El gobierno sigue siendo corrupto. La única diferencia es que, ahora, quienes roban son de todas las comunidades; no solo de una», dice el joven iraquí.

Pero el actual primer ministro, según Amir, ya sea por interés propio o por convicción, ha hecho avances. «Es innegable que las políticas de Abadi son menos sectarias que las de Maliki. El país está ahora mejor económicamente, hay menos atentados terroristas y la liga de fútbol se ha retomado: una gran noticia —dice el joven—. El deporte es muy popular en Irak, y es una forma de evadirse. Con Abadi ha habido algo de progreso».

Por estos motivos, aunque lo hará algo a regañadientes, Amir votará este sábado al actual primer ministro: «Me gustaría creer que hará lo que ha prometido en campaña, que luchará contra la corrupción y el sectarismo. Soy escéptico, pero Abadi es el mal menor. Los demás candidatos son mucho peores, así que ojalá gane».

Aún con todo, gane quién gane, el futuro, según Erica Gaston, no se entreve brillante. «La competición por el poder entre Abadi, Maliki y los líderes políticos de las demás comunidades ha sido feroz. Ha creado aún más división y puede servir para, en los próximos meses y años, crear aún más conflictos internos», explica la analista.