Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

ELECCIONES EN ITALIA

La izquierda italiana se encamina hacia la derrota por su división

Renzi reprocha a los disidentes que concurren fuera de la coalición que lidera el PD que faciliten sin quererlo el triunfo de Berlusconi

ROSSEND DOMÈNECH
27/02/2018

 

El 20%. Es la cifra mágica, o trágica, en las elecciones de este domingo en Italia, para el Partido Demócrata y para el destino de Matteo Renzi, su actual secretario general y exprimer ministro (2013-2016). "Me quedo, aunque pierda", ha afirmado. Sin embargo, por debajo de aquel 20%, distante años luz del 40,01% que alcanzó en el 2014, algo sucederá entre los progresistas.

Por el momento, a finales del 2017 se fueron de la formación los veteranos que procedían del Partido Comunista (PCI), pasaron por la tranformación tras la caída del Muro de Berlín (1989) y después fundaron el actual Partido Demócrata (PD). No soportan a Renzi, que por ser joven y exalcalde gobierna con decisión en el país de los pactos y compromisos, bien ilustrados en 'El Príncipe' de  Maquiavelo o en 'Todo Modo', reveladora película de Elio Petri, inspirada en una novela de Leonardo Sciascia.

Los disidentes se llaman hora Libres e Iguales y se llevarán entre un 5% y un 10% de los votos progresistas hacia la nada. "Votarles es entregar la victoria a Berlusconi", ha afirmado Renzi. Las estadísticas le dan la razón, porque además de no vencer, harán perder al PD. Debe ser el destino de la izquierda italiana, desde que en 1921 los disidentes abandonaron a los comunistas y fundaron el Partido Socialista, que después volvió a dividirse y nacieron los socialdemócratas y los ultraizquierdistas del PDUP y del Poder Obrero. Actualmente, en la izquierda de Libres e Iguales existe aún el Partido de la Refundación comunista y un nuevo Partido Comunista, ambos sin ninguna influencia política nacional.

Los sondeos
Los últimos sondeos que se han podido publicar atribuyen al PD el 21,9% de los sufragios, el segundo partido más votado después de los indignados del M5S, aunque, como coalición, ocupa el tercer lugar en los sondeos, después de los conservadores de Berlusconi y del M5S. Una mayoría parlamentaria requiere el 40%.

Por efecto de la ley electoral, el PD se presenta en coalición con +Europa, fundado a toda prisa por Emma Bonino e Insieme (juntos), constituido también en el último momento por dos ministras del actual Ejecutivo, formación a la que Romano Prodi, fundador del exOlivo que ganó las elecciones en 1996, ha dado su apoyo. Y también Paolo Gentiloni, actual primer ministro. No lo han dado a Renzi, tal vez pensando que si como secretario general es impopular, mejor sumar votos a través de las caras nuevas.

 "Votaré a los progresistas, pero no a Renzi", afirman intelectuales, políticos y ciudadanos de a pie consultados por la calle o estudiados por los centros de análisis. Sociólogos como Ilvo Diamante subrayan que los italianos suelen votar por un candidato no porque lo prefieran, sino para expresarse "contra otro". De manera que Insieme y +Europa es probable que aporten votos a la coalición progresista, pero serán sufragios que habrán sido también sustraidos a la misma coalición porque se puede dar un trasvase de voto del PD a las dos nuevas formaciones coaligadas con él. "Si va mal, seré coherente con mi historia", ha dicho Renzi, lo que tal vez signifique que dimitirá y seguirá el espectáculo de una vuelta de la derecha de Berlusconi desde un escaño del Senado para el que se presenta en una circunscripción electoral considerada segura.

Balance de cinco años
Renzi y después Gentiloni, que le sucedió sin mediar elecciones, han administrado bien el país. En cinco años de Ejecutivos progresistas, los italianos han obtenido más beneficios y políticas más reformistas que en 20 años de Silvio Berlusconi. Se llaman cheques bebé, cheques destinados a cultura para quienes cumplen 18 años, 80 euros mensuales netos, fijos y permanentes añadidos a todos los sueldos por debajo de los 1.500 euros netos, flexibilidad laboral con garantías sociales, rentas de inclusión para sueldos y pensiones por debajo de los 400 euros, ampliación de los seguros de paro, introducción de las uniones civiles y de los derechos de las parejas homosexuales, ley contra los "capataces" que, principalmente en el sur, alquilan mano de obra a dedo y pagan cinco euros al dia..."¿No es de izquierdas todo ésto?", pregunta Renzi. Y añade: "Uno no es de izquierdas si hace ganar a la derecha (...) quien vota por el partido (Libres e Iguales) de Pietro Grasso y Massimo D’Alema no hace vencer los ideales marxistas o a la Internacional Socialista, sino a la Liga". Inútil: En vísperas del voto, Renzi ocupa el séptimo puesto en los índices de confianza en los líderes.

Sea cual sea el resultado electoral, Renzi asegura –y con él todos los progresistas-- que los pactos con Berlusconi, que existieron en la pasada legislatura, no volverán. "No haremos el Gobierno con los extremistas, Europa no lo entendería". "Sin una mayoría, se vuelve al voto", ha dicho Walter Veltroni, fundador junto con Prodi de El Olivo.

Las noticias más...
Deshacer Previsualizar antes de guardar Guardar CMS desarrollado por: CMS desarrollado por DiCom Medios, S.L.