Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

EL DRAMA DE LA INMIGRACIÓN

Merkel y Sánchez piden negociar con los países africanos para frenar la llegada de migrantes

La cancillera pide más ayuda europea a España mientras ambos mandatarios preparan un acuerdo de restricción migratoria para la cumbre del jueves

Carles Planas Bou
26/06/2018

 

Angela Merkel busca aliados. Dos días después de abordar conjuntamente la cuestión migratoria en una mini-cumbre en Bruselas, la cancillera alemana ha vuelto a encontrarse este martes con el presidente español, Pedro Sánchez, para reforzar una alianza necesaria que apoye su plan para restringir el flujo migratorio a Europa. "Arrimaremos el hombro para dar una respuesta común", ha avanzado el líder del PSOE.

Reunidos en la cancillería de Berlín, ambos mandatarios han reiterado que irán de la mano para blindar las fronteras exteriores de la Unión Europea (UE) y endurecer la política migratoria para controlar los flujos internos. Sin embargo, se encuentran en posiciones distintas. Mientras que la acogida del Aquarius ha sido bien vista por la sociedad española, Merkel se ve contra las cuerdas por la presión de su ministro del Interior, Horst Seehofer, que amenaza a la cancillera con cerrar las fronteras de Alemania unilateralmente si no llega a un acuerdo europeo antes del 1 de julio. Un extremo que podría hacer caer al Gobierno.

Con este chantaje a contrarreloj, la líder conservadora ha intensificado los contactos con sus aliados. Con una Italia entregada al discurso xenófobo de su ministro del Interior, el ultraderechista Matteo Salvini, Merkel mira ahora a España como un actor clave para controlar los flujos migratorios “sin levantar la voz”. Consciente de la importancia de esa alianza, la cancillera ha defendido que la Comisión Europea preste más ayuda a España como hizo en el pasado con Grecia. En lo que va de 2018 hasta 15.012 personas han llegado a tierras españolas.

Centros cerrados
Con el paso por el mar Egeo bloqueado por el acuerdo europeo con Turquía, los gobernantes se centran ahora en el Mediterráneo, donde este año han muerto 960 personas al intentar cruzarlo. Aunque la llegada de migrantes por esa vía también se ha reducido drásticamente, Merkel y Sánchez han defendido la necesidad de reforzar la Guardia Europea de Fronteras y Costas (Frontex) y de llegar a más acuerdos con los países africanos de donde huyen los migrantes. Para ello, la cancillera ha instado a los socios de la UE con mejores relaciones con África a que lideren esas negociaciones.

Aunque ambos han reiterado su apoyo a la creación de centros cerrados para retener a los migrantes que soliciten asilo en Europa, sigue habiendo pequeñas diferencias y poca concreción sobre ese procedimiento. El pasado sábado Sánchez y el presidente francés, Emmanuel Macron, acordaron que esas "plataformas de desembarco de migrantes" se ubicaran en suelo europeo.

Sin embargo, la cancillera aún no se ha pronunciado claramente al respecto. Hasta ahora el Ejecutivo alemán se ha planteado la creación de este tipo de campos pero en los países de origen del flujo migratorio o en países del norte de África como Libia, una  sombra de Estado. De esta manera se pretende reforzar la cooperación para controlar mejor el proceso de asilo y evitarse así el lento y costoso mecanismo de repatriación de aquellos a quienes se les deniegue la entrada. "La mayor parte de ellos no tiene derecho al asilo", ha subrayado la cancillera.

Reforma de la eurozona
A pesar de remarcar la "solidaridad" española con la aceptación del Aquarius, el presidente ha evitado responder si también acogerá el Lifeline, otro barco a la deriva con 230 personas a bordo. "Hay que dar una respuesta europea", ha dicho. Finalmente atracará en Malta.

Sánchez también ha mostrado su apoyo "entusiasta" a la reforma de la eurozona pactada entre Merkel y Macron el pasado 19 de junio y se ha ofrecido a la cancillera para participar en esos debates. Sin embargo, los aliados bávaros de Merkel también han cargado contra la creación de un presupuesto común europeo, una idea que también desagrada a los países del norte, fiscalmente más conservadores.

Negociaciones a contrarreloj
Tras mostrar su sintonía con Sánchez, Merkel se ha reunido en privado con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, para preparar la cumbre de este jueves y viernes en Bruselas, que se prevé especialmente caldeada. Con el Grupo de Visegrado (Hungría, Polonia, Eslovaquia y República Checa) en contra, a la cancillera le será casi imposible consensuar un acuerdo sobre el asilo junto a sus socios europeos.

Incluso un pacto para la reforma del sistema de Dublín, que establece que los migrantes solo pueden pedir asilo en el primer país de entrada, parece un milagro. Aunque los estados fronterizos (España, Italia, Grecia y Malta) solicitan esa revisión, otros como Bélgica, Austria o Dinamarca se oponen a ello, pues supondría aceptar una mayor cuota de migrantes.

Así, ante el fracaso anunciado de esas negociaciones se espera que Merkel opte por acuerdos bilaterales que puedan satisfacer las demandas de los conservadores bávaros y eviten así una crisis política mayor. El tiempo apremia.