Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

DEMODELOR INFORME

Miles de mujeres y niñas han sido violadas por soldados de Nigeria

Amnistía Internacional afirma que muchas de las víctimas, rescatadas de manos de Boko Haram, fueron sometidas a abusos sexuales a cambio de comida

EL PERIÓDICO
24/05/2018

 

Miles de mujeres y niñas nigerianas que han sobrevivido a la "dominación brutal" del grupo armado Boko Haram han sido sometidas después a abusos por las fuerzas de seguridad que dicen estar rescatándolas, denuncia Amnistía Internacional (AI) en un nuevo informe. Titulado "Nos han traicionado", el documento acusa al Ejército nigeriano y a la Fuerza Especial Conjunta Civil, milicia que colabora con él, de separar a mujeres de sus esposos y confinarlas en remotos "campos satélite" donde las han violado, a veces a cambio de comida.

AI dice haber recopilado datos que prueban que miles de personas han muerto de inanición en los campos de acogida de Borno, estado del nordeste de Nigeria, desde 2015, agrega la organización no gubernamental. "Es estremecedor que personas que han padecido tanto con Boko Haram hayan sido condenadas a sufrir además terribles abusos a manos del Ejército nigeriano", afirma Osai Ojigho, directora de AI en Nigeria, según un comunicado de prensa. "En vez de recibir protección de las autoridades, las mujeres y las niñas han sido obligadas a someterse a la violación para no morir de hambre", añade.

Según AI, en algunos casos, los abusos parecen ser parte de una campaña de persecución de toda persona que parezca tener algo que ver con Boko Haram. AI dice que su informe es el resultado de una investigación para la que se realizaron más de 250 entrevistas y que abarca los campos satélites establecidos por el Ejército en siete localidades del estado de Borno, entre ellas Bama, Banki, Rann y Dikwa. Contiene también entrevistas con 48 mujeres y niñas que estuvieron detenidas y un examen de vídeos, fotografías e imágenes de satélite.

Las mujeres afirman haber sido golpeadas y llamadas "esposas de Boko Haram" por los agentes de los servicios de seguridad al denunciar el trato que habían recibido, según la oenegé. Añade que decenas de mujeres han descrito cómo soldados y miembros de la Fuerza Especial Conjunta Civil se valían de la fuerza y de amenazas para violarlas en los campos satélites, en muchos casos aprovechándose del hambre para obligarlas a ser sus "novias", lo que suponía estar sexualmente a su disposición en todo momento.

Grave falta de alimentos
AI denuncia que las personas confinadas en los campos satélite sufrieron una grave falta de alimentos desde principios de 2015 hasta mediados de 2016, cuando aumentó la asistencia humanitaria. Sólo en el campo del hospital de Bama murieron centenares, como mínimo, aunque posiblemente fueran miles, durante ese tiempo, insiste. Muchas de las mujeres detenidas desde 2015 habían sido víctimas de secuestro o matrimonio forzado a manos de Boko Haram y, en vez de rescatarlas, el ejército las detuvo por ser "esposas de Boko Haram", añade la oenegé. La organización dice que sus conclusiones fueron remitidas a las autoridades nigerianas pero que no ha recibido ninguna respuesta.

Boko Haram, que significa "La educación no islámica es pecado", lucha por imponer un Estado de corte islámico en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiano en el sur, zona rica en petróleo. Más de 20.000 personas han muerto desde el comienzo de la insurgencia yihadista en 2009 y, según la ONU, alrededor de 1,6 millones de personas se han visto forzadas a dejar sus hogares.