+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

PROTESTA INÉDITA EN PLAZAS ARGENTINAS

Miles de mujeres reivindican la lactancia con un "piquetetazo", en Argentina

Protesta después de que dos policías quisieron arrestar a una joven que alimentaba a su hijo

 

Madres amamantan a sus hijos en la plaza de San Isidro, en Buenos Aires, este sábado. - AFP / JAVIER GONZALEZ TOLEDO

Miles de personas protestaron junto a las madres que amamantaron a sus bebés en espacios públicos como la plaza de san Isidro, en Buenos Aires, este sábado. - AFP / JAVIER GONZALEZ TOLEDO

ABEL GILBERT
24/07/2016

“La única teta que les molesta es la que no se puede vender”, decía un cartel. Y otro, escrito a mano, mostraba hasta qué punto la gramática cede ante la urgencia política o social: “Piquetetazo contra la violencia institucional”. El piquete y el derecho a amamantar en la vía pública quedaron unidos en un mismo sufijo. Otras hablaron directamente de “tetazo”, sin pudores.

Lo cierto es que en numerosas plazas de Argentina miles de madres decidieron darles a sus hijos la tibia leche de sus pechos como expresión de rechazo al maltrato policial del que fue objeto laConstanza 'Coni' Santos cuando quiso alimentar a su bebé. El episodio había tenido lugar días atrás en la plaza principal de San Isidro, una de las localidades más pudientes de la periferia bonaerense.

Coni había salido del Banco Nación. Su hijo Dante, de nueve meses, empezó a dar señales de impaciencia. La joven miró su reloj y se dijo que era hora de dale lo que le estaban pidiendo a los gritos. Se sentó cerca del mástil de la plaza e inició el rito lactante. Los agentes llegaron dispuestos a dar por terminado el almuerzo. Una teta al aire nada menos que frente a la bandera. Le dijeron que eso era inconcebible y quisieron arrestarla por el desopilante cargo de ofensa a la moralidad.

Coni contó lo que le había ocurrido en su cuenta de Facebook. El episodio se propagó de inmediato a través de las redes sociales. La coordinadora nacional de Las Mujeres por la Matria Latinoamericana (MuMalá), Raquel Vivanco, fue una de las que llamó a repudiar a las autoridades. La protesta se realizó en todo el territorio. Hubo hasta presentadoras televisivas que amamantaron a sus criaturas delante de las cámaras.

EN EL CORAZÓN DEL 'PIQUETETAZO'

En la provincia de Mendoza, unos 1.000 kilómetros al oeste de la capital argentina, la vicegobernadora Laura Montero publicó en las redes una foto suya dándole la teta a su hijo. Pero el corazón del 'piquetetazo' tuvo lugar en la plaza de San Isidro donde comenzó todo. “Estoy acá para defender el derechos de las madres a amamantar”, dijo una madre mientras su hijo se saciaba. La tarde del sábado se mostraba apacible, sin los efectos de la ola polar. Cerca de ella, otra madre replicaba el acto. “Vine porque es importante que se sepa la importancia de la lactancia materna y porque no tenemos que escondernos para hacerlo”, dijo. “Nos tocan a una y nos tocan a todas”, aseguró una tercera.

El alcalde de San Isidro, Gustavo Posse, tuvo que salir a pedir disculpas. Posse decidió además enviar a los policías a un taller sobre lactancia en el Hospital Materno Infantil de San Isidro. Pero el alcalde no pudo quedar al margen del escándalo. “Hoy reprime la lactancia, ayer levantó un muro para que no se vea la pobreza”, lo señalaba un cartel. “Esto es una toque de atención a las autoridades, pero a la vez es un llamado a la esperanza, un canto a la vida”, dijo Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz de 1980.

Marisol y Mayra son hermanas. Ellas no viven en San Isidro sino más al norte, en la localidad de Escobar, pero quisieron estar presentes con sus bebés Bautista y León. “Resulta que las tetas no son problemas en los carteles en la calle o al mediodía en la televisión, pero sí cuando una mamá da la leche”, ironizó la primera. A pocos metros, un hombre sostenía otro cartel: “Doy la teta donde se me cantan los ovarios”.

AUMENTO DEL PRECIO DE LA LECHE


En la plaza de San Isidro, las madres tenían más de una razón para estar molestas. La mayoría hablaba de los “tarifazos” y cómo impactaban en sus vidas. El precio de la luz se ha incrementado hasta el 700%, el agua, un 350%, y el gas tiene aumentos que llegaron al 2000%. El Gobierno de derechas quiere ahora ponerle un tope de 400% debido al enojo social. Pero las mujeres que amamantaban a sus hijos en el espacio público tenían otra razón para el malestar: el precio del litro de leche amenaza también con irse por las nubes.

El presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP), Horacio Salaverri, advirtió que si el Ministerio de Producción no autoriza la suba del precio de la leche el sector adoptará medidas de fuerza. El litro cuesta en la actualidad entre 1,21 y 1,4 dólares. La industria lechera cree que debería costar por lo menos 1,68 dólares.