Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

ESCÁNDALO POLÍTICO EN ISRAEL

Netanyahu, interrogado por octava vez por casos de corrupción

La Policía investiga posibles favores del primer ministro israelí a un grupo de telecomunicaciones a cambio de una cobertura mediática favorable

EL PERIÓDICO
02/03/2018

 

El primer ministro de Israel, Binyamin Netanyahu, es interrogado este viernes por la policía en relación con el 'caso 4000' o 'caso Bezeq'. Los investigadores sospechan que el mandatario israelí benefició al grupo Bezeq, cuyo principal accionista es Shaul Elovitch, amigo de Netanyahu, a cambio de que la agencia de noticias Walla, perteneciente a dicho grupo, diera una cobertura favorable de Netanyahu y su mujer Sara. 

Alrededor de las nueve de la mañana, investigadores policiales han llegado a la residencia del primer ministro en Jerusalén para el interrogatorio, mientras que su mujer acudió a las oficinas de la Unidad de Delincuencia Económica Nacional para prestar declaración en el mismo caso. 

Escena ya habitual
Netanyahu declara este viernes bajo caución sobre el 'caso 4000', lo que indica que la policía se reserva el derecho de considerarlo sospechoso más adelante. 

Netanyahu ha sido interrogado siete veces durante el 2017 en diversos casos de corrupción, fraude, abuso de confianza y soborno, en dos de los cuales es considerado sospechoso por la policía, que ha recomendado a la Fiscalía su procesamiento. Por su parte, el primer ministro ha negado reiteradamente los cargos, que considera una "campaña de persecución".