+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

SUCESOS

Un niño de siete años muere por una bala perdida en Río de Janeiro

Cerca de 60 menores de hasta 14 años han muerto por disparos fortuitos entre el 2007 y el 2019 como consecuencia de enfrentamientos entre policías y sospechosos, así como entre bandas rivales, en la ciudad brasileña

 

Miembros de la policía brasileña en un operativo contra el narcotráfico en una favela de Río de Janeiro, en junio del 2017. - EFE / ANTONIO LACERDA

EL PERIÓDICO
01/07/2020

Un niño de siete años ha muerto víctima de una bala perdida tras el supuesto ataque de un sospechoso a un grupo de policías que patrullaban en la región metropolitana de Río de Janeiro, según han informado este miércoles fuentes oficiales a Efe.

El suceso ha ocurrido la noche del martes, cuando el piloto de una motocicleta ha abierto fuego contra los agentes que se encontraban en un barrio de la Baixada Fluminense, una de las zonas más deprimidas y peligrosas próxima a la ciudad de Río, según ha señalado la Policía Militar en un comunicado.
 
El sospechoso ha huido al instante del lugar y durante el ataque "no ha habido reacción del equipo policial", de acuerdo con la versión de las autoridades brasileñas.

Jugaba en la puerta de su casa

En el tiroteo, un niño de siete años, que según medios locales jugaba en la puerta de su casa, ha sido herido de gravedad y llevado al ambulatorio más próximo, donde, de acuerdo con la Policía Militar, ha fallecido. 

Sin embargo, la Secretaría de la Alcaldía de Sao Joao de Meriti, municipio de la Baixada Fluminense donde ha ocurrido el crimen, ha señalado en una nota que el menor, identificado como Ítalo Augusto, ha ingresado en el hospital sin vida.

La muerte de niños por balas perdidas es una lacra que se repite en Río de Janeiro desde hace años, esp ecialmente en las favelas de la región, algunas de las cuales están controladas por narcotraficantes o milicias integradas por policías o expolicías corruptos.

Según un informe de la oenegé Rio de Paz, cerca de 60 menores de hasta 14 años han muerto por balas perdidas entre 2007 y 2019 como consecuencia de enfrentamientos entre policías y sospechosos, así como entre bandas rivales, en las comunidades de Río de Janeiro.